Noticias - Actualidad
29
Ene
2016

Arias Cañete anima a España a usar el Plan Juncker para proyectos de eficiencia energética

El comisario europeo ha llamado la atención sobre los objetivos "ambiciosos" marcados en la Cumbre del Clima de París, que suponen "una revolución radical"

Valora esta entrada

|

El comisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, animó al Gobierno y a los Ejecutivos autonómicos de España a solicitar fondos del Plan Juncker, dotado con 300.000 millones de euros, de cara a impulsar proyectos de eficiencia energética que deberían, a su juicio, presentarse agrupados “como ha hecho Francia”. En este sentido, Cañete lamentó que España está “infrautilizando” este plan cuando tiene en materia de eficiencia energética “enormes posibilidades”.

Según explicó, el Banco Europeo de Inversiones (BEI)es gestor de estos fondos y le resulta “más fácil” financiar “grandes proyectos” de eficiencia energética con un mayor presupuesto, pero estos se suelen presentar “pequeños”, por lo que instó a agruparlos siguiendo el ejemplo francés. Cañete hizo hincapié en la importancia de trabajar en este punto, sobre todo en lo que respecta a electrodomésticos y edificios, ya que en la Unión Europea un 80% de estos son ineficientes y además es “donde más se incumple la normativa”.

El comisario europeo también resaltó la necesidad de diseñar un mercado eléctrico que mire a las renovables. “El cambio hacia la energía limpia es imparable. Las energías fósiles van a convivir con nosotros durante mucho tiempo pero el proceso de sustitución de energías fósiles por renovables es imparable”, subrayó Cañete, que apuntó que el mercado eléctrico debe favorecer la movilización de inversiones, dar más espacio a los consumidores y otorgar más peso a las renovables.

París es una “revolución radical”

Cañete destacó los objetivos “ambiciosos” marcados en la Cumbre de París, que suponen “una revolución radical” en los actuales sistemas energéticos, ya que “no son políticas cortoplacistas sino a largo plazo”. “Ni en los momentos más optimistas se esperaba esto”, aseveró. Concretamente, se busca reducir el 40% las emisiones de gases invernadero, conseguir un 27% en eficiencia energética y alcanzar un 27% en energías renovables. Tras París, según Cañete,la Unión Europea quiere liderar el crecimiento económico basado en las energías renovables con base en la generación de empleo. Para esto, “lo más complicado” es cambiar el marco regulador para que despeguen las energías limpias.

En su opinión, Europa carece de un mercado eléctrico interior y mantiene 28 sistemas nacionales diferentes y mal conectados, y deberá afrontar las dificultades de transformar el actual sistema energético “centralizado” y en manos de pocos operadores a otro más diversificado por el crecimiento de las energías renovables. Con todo, recordó que las inversiones previstas en la COP21 para la descarbonización de la economía mundial ascenderán a unos 13.500 billones de dólares, un presupuesto en el que la Unión Europea debe de ser protagonista con una apuesta por la innovación.

En este sentido, Cañete indicó que en España no se es consciente “del impacto” que van a tener las nuevas políticas energéticas comprometidas en la COP21. “La Cumbre de París no ha tenido un debate en España como en otros países europeos, pero los cambios en favor de una economía descarbonizada van a ser irreversibles”, advirtió el comisario. Por ello, confesó que “siempre” tiene “espinas clavadas en el corazón” respecto de la implementación en España de las políticas comunitarias y volvió a lamentar que las administraciones españolas no estén aprovechando sus oportunidades en el caso de las nuevas directrices energéticas.

enerTIC