Articulo
07
Diciembre
2012

Automatización de Data Center

En los últimos años hemos vivido una explosión de nuevas aplicaciones y herramientas que están cambiando de forma radical la forma de trabajar en los datacenters. Es cierto, como decía Heráclito, que en la vida “lo único constante es el cambio”. En estos momentos estamos en un periodo especialmente activo en lo que respecta a las herramientas que disponemos para gestionar nuestras infraestructuras tecnológicas.

Valora esta entrada

|

El camino de la automatización Datacenter

En los últimos años hemos vivido una explosión de nuevas aplicaciones y herramientas que están cambiando de forma radical la forma de trabajar en los datacenters. Es cierto, como decía Heráclito, que en la vida “lo único constante es el cambio”. En estos momentos estamos en un periodo especialmente activo en lo que respecta a las herramientas que disponemos para gestionar nuestras infraestructuras tecnológicas.

Hace años, Clayton Christensen apuntaba que había dos tipos de innovaciones. Unas que nacían por delante de las necesidades de los clientes y que se orientaban a las compañías más sofisticadas que buscaban la ventaja competitiva a través del salto tecnológico temprano. Otras surgían calladamente poniendo a disposición de un nuevo público funcionalidades hasta entonces reservadas solo a los más poderosos, y paulatinamente iban abriéndose camino hasta cambiar la estructura industrial.  La aparición de la telefonía móvil o los ordenadores personales son ejemplos de estas últimas “innovaciones disruptivas” que generaron un nuevo set de jugadores y mercados.

¿Existe alguna novedad de este tipo en nuestro mundo? Algunos entendemos que las nuevas tecnologías de automatización y orquestación de cargas de trabajo, aportarán cambios que van a impactar de forma dramática en la manera de operar los datacenters actuales mediante los siguientes incentivos:

  • Mejora de la utilización de los activos existentes prolongando la vida útil de las infraestructuras actuales y añadiendo más capacidad a las inversiones ya realizadas. En nuestra experiencia los proyectos de automatización de datacenter, influyen en la optimización de los parques de servidores y de almacenamiento hasta niveles superiores al 50%. Muchas veces esta racionalización es clave para acometer proyectos de homogeneización del parque de aplicaciones con sus consiguientes ahorros.
  • Nuevos caminos para el diseño de una estrategia de datacenter que  pueda afrontar retos como la  expansión internacional, las fusiones y adquisiciones,  o el aumento de los requerimientos de capacidad a un coste razonable.  Las nuevas herramientas pueden ayudar a la racionalización y consolidación de centros dispersos mitigando los posibles riesgos que tradicionalmente solían acarrear los proyectos de migración.
  • Modelización de estrategias de gestión del riesgo que combinen fiabilidad con una mayor flexibilidad y mejores tasas de retorno de la inversión, evitando duplicidades y minimizando las inversiones inactivas.
  • Habilitación de diseños modulares en los que se puedan alinear la capacidad necesaria con la disponible evitando la retención innecesaria de capital.
  • Optimización de los esfuerzos de gestión automatizando las actividades que hasta ahora eran intensivas en trabajo humano.

 

En todo caso, y a pesar de la promesa genérica de estas ventajas,  nuestra experiencia nos dice que el éxito o fracaso de este tipo de implementaciones depende del análisis particularizado de cada caso y de aplicar el diseño exacto que requiere cada situación particular. Por ello, creemos que es especialmente relevante un acercamiento consultivo que “descubra” lo necesario y “diseñe” un traje a medida para lograr los objetivos específicos en cada caso.  El éxito suele depender del camino que va del potencial de valor a la realización efectiva del mismo. Por eso, vemos especialmente relevante que al potencial de innovación disruptiva de las herramientas se les una la metodología, el diseño y la experiencia necesaria para que la revolución pueda tener lugar.

Ignacio Amorrortu Campillo
Head of BT Compute