Noticias - Actualidad
25
Sep
2015

Enel pondrá en marcha en Brasil una vivienda concebida como laboratorio viviente y destinada a generar mayor eficiencia energética.

En cuanto a energía, destacar que la casa será autosuficiente y trabajará como una microred eléctrica, produciendo un 105% aproximadamente de la demanda de electricidad requerida.

Valora esta entrada

|

Expo Milán 2015 fue el escenario elegido por Enel para presentar un innovador proyecto de diseño arquitectónico, que forma parte de lo que han venido a denominar NO.V.A., o que es lo mismo, Nós Vivemos o Amanhã o Nosotros vivimos el mañana. Bajo esos parámetros, la compañía tiene previsto comenzar a construir, a finales de este año en Brasil, la casa del futuro utilizando la modalidad de financiación crowdsourcing, que potencia la colaboración abierta distribuida.

Con esa aportación financiera, pero también de ideas a través de la webwww.nosvivemosoamanha.com.br, el proyecto pretende poner en marcha la primera vivienda del futuro a nivel mundial que responda a las características de «laboratorio viviente», al permitir que los residentes que colaboran con el proyecto viviendo allí prueben constantemente las innovadoras soluciones con que se dota a la casa. Este espacio, previsto concluir antes de que se pongan en marcha los Juegos Olímpicos de Río, monitorizará constantemente las tecnologías implantadas y su impacto en los hábitos de consumo de sus residentes, con miras a mejorar las soluciones que ofrece el proyecto.

Marcelo Llévenes, director de Enel Brasil, tras calificar al proyecto «de apasionante», lo justifica por la necesidad de «entender la relación de nuestros clientes con la energía en el futuro», de ahí que hayan optado por un enfoque muy abierto «para comprender el consumo inteligente». Consciente de que el laboratorio viviente refleja «el compromiso de Enel con la innovación, orientada hacia el cliente y el diálogo continuo con las partes interesadas», el responsable de Enel apunta a la utilización de la información «sobre resultados procedente de los habitantes de la casa para conocer más aspectos sobre la forma de aprovechar las soluciones más innovadoras disponibles en beneficio de las personas», teniendo incluso oportunidad de «probar soluciones que están aún en una fase previa a la comercialización».

Como singularidad, destacar que ya desde noviembre pasado personas de todo el mundo han utilizado el sitio web de NO.V.A., iniciando un interesante debate de cómo debería ser la vivienda del futuro. La plataforma registró unas 200.000 visitas de 106 países diferentes; 23.000 visitantes individuales interactuaron con la plataforma compartiendo ideas e información, y un comité técnico evaluó unas 4.000 ideas, de las que se incorporaron las mejores al diseño siguiendo la evaluación del comité.

Diseño arquitectónico

El diseño arquitectónico de la casa fue desarrollado en Brasil por la empresa de arquitectura Studio Arthur Casas, cuyo responsable, Arthur Casas, reconoció que el proyecto les había apasionado al ofrecerles «la oportunidad de diseñar una casa que genera más energía de la que consume«.

Para Casas, cuyo estudio ha llevado a cabo proyectos de gran prestigio internacional, incluido el pabellón de Brasil en Expo Milán 2015, destacó de esta construcción el que permitiera volver «a considerar el espacio doméstico en función de las necesidades de la sociedad moderna». Así, una de las características clave de la casa es que puede tomar decisiones por sí misma. Para ello, un conjunto de sensores y equipos de control remoto permite que se cierren las ventanas cuando está a punto de llover, o detecta el fuego en la casa y alerta al cuerpo de bomberos. La vivienda contará también con electrodomésticos inteligentes y accionados por control remoto para que puedan decidir en qué momento del día es mejor que funcionen, lo que dará lugar a un uso más eficiente de la energía.

En cuanto a energía, destacar que la casa será autosuficiente y trabajará como una microred eléctrica, produciendo un 105% aproximadamente de la demanda de electricidad requerida, gracias a la energía solar generada por paneles instalados en el tejado. El excedente pasará a ser almacenado en baterías de gran capacidad o transferido a la red de distribución local, incrementado así la generación y el consumo de energía limpia.

Adicionalmente, la construcción generará un 85% menos de residuos y un 80% menos de emisiones de carbono en comparación con las viviendas habituales de las mismas dimensiones (alrededor de 375m2). El proyecto también utilizará materiales innovadores, como es el caso de madera con capacidad de aislamiento térmico y pinturas pirorretardantes con cualidades de insonorización. La casa se construirá utilizando módulos prefabricados de una forma que respete el entorno, reduciendo el tiempo de construcción y el uso tanto de agua como de materiales convencionales como argamasa.

No cabe duda que las tecnologías con que se dotará al proyecto reflejan el carácter pionero del mismo por eso destacan entre ellas la utilización de equipos de medición inteligente, encargados de controlar en tiempo real los consumos de agua, electricidad y gas; además, la casa estará integrada con la tecnología de monitorización de la salud.

No menos importancia reviste el que la edificación será autosuficiente en cuanto al uso de agua y que se tratarán y reutilizarán el agua y los efluentes, incluidas las aguas residuales. Además, las ventanas serán de cristal autolimpiable y se volverán más claras u oscuras en función de la luz solar disponible; un sistema de refrigeración inteligente eliminará la necesidad del aire acondicionado; las encimeras interactivas estarán provistas de acceso a Internet; un biodigeridor que se usará en la cocina producirá gas a partir de residuos orgánicos y también se instalarán televisores transparentes.
Y una curiosidad más de esta singular construcción, los suelos utilizarán el movimiento de laspisadas para generar electricidad.

El proyecto NO.V.A permanece abierto a posibles socios, que podrán probar nuevos productos y servicios. De hecho, Prátil, la compañía de Enel Brasil que realiza operaciones en generación distribuida, probará innovadoras soluciones domésticas para sistemas de generación y almacenamiento distribuidos, así como soluciones de eficiencia energética.

Esta segunda fase del proyecto, después del lanzamiento de la plataforma de NO.V.A. en noviembre de 2014, estará coordinada por la empresa de distribución de electricidad Ampla, una filial del Grupo Enel en Brasil que se encarga del proyecto NO.V.A., y dos instituciones docentes asociadas: la Pontificia Universidad Católica (PUC-Rio) y la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

La casa del futuro de Enel Brasil también será el primer edificio de Sudamérica en el que se utilice el certificado del Reto del Edificio Vivo (LBC, por sus siglas en inglés) del Instituto Internacional de la Vida del Futuro (International Living Future Institute), una rigurosa norma de rendimiento que exige la creación de proyectos de construcción a todos los niveles que funcionen de forma tan limpia, estética y eficiente como el entorno natural (http://living-future.org/lbc).

enerTIC