Entrevista
03
Jul
2012

Entrevista a Jesús Cañadas, Jefe del Área de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Energía y Turismo

Uno de los temas que mayor interés despertaron en la Jornada “I+D+i en el ámbito de las TIC aplicadas a la eficiencia energética”, celebrada por enerTIC el pasado 20 de junio, fue la reciente Convocatoria de ayudas para el desarrollo empresarial de proyectos innovadores por un total de 533 millones de euros. Jesús Cañadas, Jefe del Área de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, detalló los fondos y las condiciones de la Convocatoria, cuyas líneas de actuación van dirigidas al incremento de la competitividad de la PYME y a áreas como Smart Cities, administración electrónica, movilidad, contenidos y servicios interoperables e infraestructuras de banda ancha. Todas estas áreas tendrán como tecnologías clave comunes cloud computing, aplicaciones móviles y seguridad.

Valora esta entrada

|

“La tecnología tiene que salir del laboratorio y llegar al mercado”

Uno de los temas que mayor interés despertaron en la Jornada “I+D+i en el ámbito de las TIC aplicadas a la eficiencia energética”, celebrada por enerTIC el pasado 20 de junio, fue la reciente Convocatoria de ayudas para el desarrollo empresarial de proyectos innovadores por un total de 533 millones de euros.Jesús Cañadas, Jefe del Área de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, detalló los fondos y las condiciones de la Convocatoria, cuyas líneas de actuación van dirigidas al incremento de la competitividad de la PYME y a áreas como Smart Cities, administración electrónica, movilidad, contenidos y servicios interoperables e infraestructuras de banda ancha. Todas estas áreas tendrán como tecnologías clave comunes cloud computing, aplicaciones móviles y seguridad.

¿Qué tipo de ayudas se han puesto en marcha en esta Convocatoria?

Las ayudas ascienden a un total de 533 millones de euros, 485,5 en préstamos y el resto en subvenciones. La subvención puede ser de un mínimo de un 9,5% y el resto en forma de préstamo al 3,95% amortizable en siete años con tres de carencia y con un aval del 35% del total. Son condiciones muy ventajosas para empresas con una cierta capacidad, porque hay que tener en cuenta que se trata de un programa de incentivación del I+D+i, no de financiación. La cifra total de las ayudas se puede considerar en línea con las del año pasado, aunque hemos concentrado las cantidades eliminando partidas presentes en anteriores convocatorias, como las de acciones de divulgación.

Un requisito introducido en esta ocasión es que los proyectos tengan un claro impacto en el mercado y un beneficio tangible para la Sociedad de la Información. ¿Por qué esta condición?

No es la única. En línea con los objetivos de la Agenda Digital Europea queremos dirigirnos a proyectos que las empresas sean realmente capaces de acometer. Esto se debe a que muchas empresas encuentran en estas ayudas una forma de financiarse pero en realidad no cuentan con capacidad suficiente para llevarlos adelante. Es preciso además que los proyectos tengan un componente tecnológico y que cuenten con un gran potencial de impactar realmente el mercado. Estos son los tres criterios de evaluación clave que se tendrán en cuenta. Buscamos proyectos de interés general que tengan potencial más allá de su aplicación local y que se expandan en el mercado. En ese sentido, las Smart Cities ofrecen la posibilidad de colaborar en esos proyectos de interés aportando la infraestructura necesaria para demostrar los nuevos servicios. Lo importante es que la tecnología salga del laboratorio al mercado y que ayude a nivel global a reducir costes y conseguir beneficios adicionales.

¿La introducción de estos nuevos requisitos significa que antes se estaban haciendo mal las cosas o es que ahora se necesitan más que nunca resultados prácticos que ayuden al crecimiento?

No es que no se hayan hecho bien las cosas con anterioridad. Hasta ahora en los programas de I+D se primaba la investigación y era preciso que los proyectos tuviesen un nivel tecnológico muy alto. De hecho, hemos conseguido destacados éxito incluso con proyección fuera de España. Es decir, se trataba de proyectos de gran valor y muy buenos tecnológicamente pero que a veces fallaban a la hora de llevarlos al mercado puesto que no dejaban de ser soluciones con un alcance my limitado o porque en muchos casos dependían de una PYME que no tenía capacidad para ello por distintos motivos, como, por ejemplo, por la duda de la propia supervivencia de la empresa a largo plazo. Por ello, la Convocatoria de este año se centra en empresas con cierta capacidad no solo para abordar el proyecto sino también para llevarlo al mercado.

Uno de los ámbitos temáticos de la Convocatoria es Internet del Futuro y usted es precisamente el representante nacional en el Foro de Iniciativas creado por la Unión Europea para impulsar este concepto. ¿Qué pretende conseguir Europa con este Foro?

Con el Foro Europa quiere apostar fuerte por el Internet del futuro, porque, si bien la Red es un concepto puramente americano, también lo fue en su día la telefonía móvil y gracias a GSM conseguimos un enorme éxito, no solo técnico sino sobre todo regulatorio al llegar a acuerdos para dotarnos de un sistema unificado. De alguna manera Europa intenta ahora hacer lo mismo con Internet. Para ello la Comisión Europa se ha fijado para 2020 la definición de cómo tiene que ser el Internet del futuro, considerado como ‘una fábrica continua de servicios y objetos en red’ y adaptado a la percepción humana del usuario. Por ejemplo, el ratón y el teclado como lo conocemos desaparecerán y en su lugar surgirán sensores y dispositivos que se adaptarán a las características humanas, y la capacidad de almacenamiento y la gestión estarán en la nube. Europa está apostando muy fuerte por todas estas tendencias.

¿Qué papel juega la Eficiencia Energética en este Internet del futuro?

En España queremos convertir esa iniciativa en una herramienta adaptada a sectores estratégicos y a áreas como la Eficiencia Energética dentro de lo que se ha dado en llamar ‘Internet de las cosas’. Si hoy disponemos de ocho a diez dispositivos en el hogar que pueden estar conectados, dentro de unos años serán más de cien y cada uno con su propia dirección IP gracias a IPv6, que al basarse en un espacio de direccionamiento de 64 bits eleva exponencialmente el número de direcciones IP posibles. Para explotar todas estas nuevas posibilidades, que contribuyen en gran medida a conseguir mayores niveles de Eficiencia Energética, hay que involucrar a los actores clave, conseguir compras públicas innovadoras y llevar toda esa capacidad al mercado.

¿Y a su vez, en qué grado depende la Eficiencia Energética de las TIC?

Las TIC son fundamentales para conseguir ese objetivo; nosotros no tenemos que estar a su servicio, sino ellas servirnos de ayuda a nosotros. Hay múltiples aspectos que tienen que ser desarrollados y que de hecho están ya en desarrollo para lograr mayores niveles de Eficiencia Energética en los que las TIC son clave y que afectan a múltiples sectores, como el transporte, la banca o la sanidad. En transporte, por ejemplo, el autobús eléctrico será una realidad en España dentro de dos años. Y en sanidad están apareciendo soluciones para el cuidado remoto de los pacientes que aportan una gran reducción de costes. Por ejemplo, en la actualidad, los enfermos crónicos, aunque solo representan el 20% del total, consumen más del 80% de los recursos sanitarios.

Jesús Cañadas
Jefe del Área de Telecomunicaciones MINETUR