Entrevista
14
Diciembre
2017

Entrevista a José Luis Hernández Carrión, Subdirector General de Nuevas Tecnologías de la Justicia. Ministerio de Justicia

Una de las acciones prioritarias que estamos ejecutando actualmente es conseguir la digitalización de los procesos para garantizar que los juzgados y tribunales pueden hacer una tramitación procesal electrónica que aumente las garantías y agilice los procedimientos judiciales.

Valora esta entrada

|

1. ¿Qué acciones desarrolladas recientemente por su organización considera más relevantes en materia de eficiencia energética? ¿Qué papel han tenido las TIC? ¿Cuáles considera son las tendencias de más relevancia en este ámbito?

Una de las acciones prioritarias que estamos ejecutando actualmente es conseguir la digitalización de los procesos para garantizar que los juzgados y tribunales pueden hacer una tramitación procesal electrónica que aumente las garantías y agilice los procedimientos judiciales.

El nuevo modelo se sustenta en la  desaparición del papel y la incorporación de la tecnología en la actividad cotidiana de los órganos judiciales, Fiscalías y cualquier organización pública o privada que opera con la Administración de Justicia:

 

  • La documentación se genera directamente en formato electrónico.
  • Se permite añadir nueva información digital como la información remitida por los profesionales, las grabaciones de los eventos judiciales y la integración del sistema de videoconferencia en la declaración de peritos y testigos que agilizan la gestión de la información que se genera ahorrando desplazamientos.
  • Incorpora un sistema de explotación de la documentación almacenada con las debidas garantías de seguridad, facilitando el control y seguimiento de los asuntos.

2. ¿Cuál ha sido su papel en este ámbito? ¿En su organización hay más implicados en estos temas (CIO, COO, CEO…)?

La transformación digital que se está llevando a cabo en la Justicia no sería posible ni efectiva sin que la Dirección y las Unidades de Negocio se involucren de forma plena para definir tanto los nuevos procedimientos y procesos como desde el punto de vista funcional en las  aplicaciones que les tienen que dar soporte. Para ello se ha diseñado un nuevo modelo de estructura organizativa basada en procesos, se han creado nuevos departamentos para mejorar la organización interna y la forma de operar, todo ello apoyado en la utilización de la tecnología como palanca que incrementa la eficiencia.

3. ¿Cómo se puede lograr un despliegue eficiente de las tecnologías?

La clave está en aunar esfuerzos y prestar una atención permanente a los usuarios como fuerza de cambio necesaria. Es fundamental el compromiso de liderar este proceso por parte de los máximos responsables institucionales y reforzar la coordinación multidisciplinar entre los distintos agentes participantes para favorecer una mejor consecución de los objetivos. Otro aspecto esencial es la formación de los usuarios para el desarrollo de capacidades y la prestación de una asistencia ágil y eficiente de modo que puedan adaptarse a la nueva organización del trabajo derivada de los nuevos medios de gestión procesal.

4. ¿Considera que ha mejorado la posición competitiva de su organización con la implantación de Tecnologías de la Información y Comunicaciones? ¿Y en lo referente a competitividad energética?

Los beneficios de la digitalización de los procesos en la Administración de Justicia son indudables en cuanto a eficiencia energética, agilización de los procesos y mayor seguridad. Con una Justicia Digital se reduce el uso y trasiego del papel por las dependencias judiciales y, a su vez, la necesidad de espacio físico de almacenamiento, se incrementa la seguridad por el empleo de la firma electrónica, se reducen los desplazamientos de los operadores jurídicos y ciudadanos a los órganos judiciales y también los errores derivados de la manipulación de la información.

Los datos de uso revelan que ya se envían un volumen medio diario que ronda las 300.000 comunicaciones electrónicas entre los órganos judiciales y los operadores jurídicos; Más del 78% de los escritos se presentan de forma electrónica y se han firmado más de 10 millones de documentos judiciales de forma electrónica en los órganos judiciales que disponen de Justicia Digital.

5. ¿A qué retos se enfrenta el sector tecnológico? ¿Y el sector industrial?

El gran reto es consolidar este proceso de transformación digital a través del uso de la tecnología con un enfoque innovador que incremente la eficacia pero que también proporcione una justicia eficiente, transparente y fiable. En este sentido, las inversiones actuales se orientan a la adquisición de nuevo equipamiento para alcanzar mejores cuotas de eficiencia energética; Almacenamiento en nubes públicas, privadas e híbridas que contribuyan a la ubicuidad entendida en toda su extensión desde cualquier canal y dispositivo, reduciendo la necesidad de desplazamientos y de dispositivos de almacenamiento físicos; Y el desarrollo de tecnología big data que permita el acceso a la información de carácter agregado del ámbito judicial.

José Luis Hernández Carrión
Subdirector General de Nuevas Tecnologías de la Justicia