Entrevista
05
Diciembre
2017

Entrevista a Pep Budí, Director de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Cambrils

Desde Cambrils formamos parte del Pacto de Alcades en la Diputación de Tarragona, iniciativa de la Comisión Europea orientada directamente a las autoridades locales y a los ciudadanos (personas físicas así como empresas) para el compromiso de colaborar en el cumplimiento de la política energética europea de reducción de emisiones e impulsando actuaciones de eficiencia energética y relacionadas con fuentes de energía renovables.

Valora esta entrada

|

1. ¿Qué papel juega la tecnología en conseguir instituciones/ciudades/industrias/centros de datos más eficientes energéticamente hablando?, ¿Cuáles considera son las tendencias de más relevancia en este ámbito?

Efectivamente, existen numerosas tecnologías suficientemente maduras que permiten conseguir nivel de eficiencia sobre el consumo energético y contribuir así al respeto con el medio ambiente.

La incorporación de las TIC sobre el ámbito de las operaciones en el sector industrial o en las redes de distribución y consumo energético en las ciudades han permitido reducir la factura energética así como mejorar la gestión del servicio extremo-extremo, permitiendo adecuar la “oferta” de la energía a la demanda real así como una monitorización y control en tiempo real.

Más allá de tecnologías actuales como IoT, Bigdata con recorrido,  cabe destacar las nuevas tecnologías en almacenamiento de energético. Personalmente creo será uno de los puntos clave en el futuro energético permitiendo ahorros, autonomía, control de instalaciones y a la vez una reducción del contrato y consumo energético.

2. Quién considera está impulsando más la adopción de estas tecnologías: ¿Gobierno, proveedores de tecnología, empresas usuarias…? ¿Cuáles son las principales barreras?

Personalmente creo que la adopción de estas nuevas tecnologías en el ámbito de la eficiencia energética ha venido dado por un contexto global que ha conjugado el de la crisis económica en la que estábamos inmersos así cómo estrategias internacionales y directivas que nos conducen al H2030.

Las empresas e instituciones públicas han priorizado estrategias y políticas que permitieran una renovación de infraestructura e instalaciones a la par que una reducción en su factura energética y por tanto una mejora en la eficiencia y la sostenibilidad.  Este tipo de proyectos han sugerido alianzas público-privadas que permitan abordarse. Por tanto nuevos modelos de colaboración.

Por tanto, respondiendo a la pregunta, creo que cada cual debe jugar su rol y lo están haciendo. Los gobiernos (a excepción de iniciativas como la de “impuesto al sol”) debe promover y fomentar la transición energética así como establecer líneas de financiación de proyectos en esta línea.

Así mismo, proveedores de tecnología haciendo push para la renovación tecnológica, pues es evidente el valor en eficiencia y sostenibilidad que aporta la nueva implantación de las mismas. Y finalmente, las empresas usuarias como el destinatario final y el principal beneficiario en toda la cadena de valor.

Algunos de los stopers actuales los tenemos en la falta de conciencia sobre cómo nos puede ayudar las TIC en la eficiencia energética. Así mismo, conocimiento y modelos de colaboración en cómo afrontar un proyecto global, más allá de pilotos y/o actuaciones puntuales. En el ámbito de la gestión de la energía en las ciudades, falta prioridad y capacidad para afrontar un proyecto global en las ciudades, más teniendo en cuenta que en la mayoría de casos se tratan de municipios de menos de 20.000 habitantes.

3. Considera estratégica la necesidad de reducir el consumo energético entre las empresas sector industrial. ¿Se han marcado una Plan con objetivos y tiempos para mejorar la Eficiencia Energética?

Si. Desde Cambrils formamos parte del Pacto de Alcades en la Diputación de Tarragona, iniciativa de la Comisión Europea orientada directamente a las autoridades locales y a los ciudadanos (personas físicas así como empresas) para el compromiso de colaborar en el cumplimiento de la política energética europea de reducción de emisiones e impulsando actuaciones de eficiencia energética y relacionadas con fuentes de energía renovables.

Hemos elaborado un inventario de referencia de emisiones y hemos redactado un plan de actuación para la energía sostenible (PAES) del municipio

Así mismo, en la estratégia de ciudad inteligente elaborada y aprobada por el pleno municipal, se incluyes el PAES como uno de los ejes de priorización y ejecución. El PAES tiene “vida propia” en cuanto a plan de actuación y despligue, però se incluye en el plan estratégico de ciudad a nivel de gobernanza, control y seguimiento.

4. ¿Cuál ha sido su papel en este ámbito? ¿En su organización hay más implicados en estos temas (CIO, COO, CEO,…)?

Durante el transcurso de un par de años, con el proyecto del UrbanLab de Ciudad Inteligente, se constituyó una comisión con perfiles pluridisciplinares para la ejecución de los proyectos piloto que permitieran iniciar un contexto y escenario de concienciación en la implantación y uso de nuevas tecnologías en el espacio urbano.

Más allá del UrbanLab, el nuevo plan estratégico de ciudad inteligente, plantea una estructura que permita adoptar un modelo de gobernanza que permita gestionar realmente el cambio y el despliegue de proyectos globales de ciudad, y entre ellos, los propios recogidos el el Plan de acción para la energía sostenible (PAES).

 5. ¿Considera que ha mejorado la posición competitiva de su organización con la implantación de Tecnologías de la Información y Comunicaciones? ¿y en lo referente a competitividad energética?

Sin duda. La implantación de las TIC en la producción administrativa de la corporación, en el despliegue de servicios públicos electrónicos a la ciudadanía, en la toma de decisiones, en la interoperabilidad de sistemas (tanto internamente com con otras administraciones) , en firma electrónica, etc, han aportado mayor agilidad y por tanto reducción de plazos, trazabilidad y por tanto transparencia y reducción de las cargas administrativas y económicas en la producción de los servicios.

Ahora el reto no es tanto la innovación adminitrativa de la organización pública, sinó las nuevas formas de gestión de servicios como turismo, energía, residuos, etc así como los usos que los ciudadanos realizan de estos. Por tanto, interiorizar la gestión del espacio público es dónde radica la verdadera disrupción de lo público.

Por tanto, en nuestro caso, no estamos en una posición de competitividad energética. Nos falta mucho camino por recorrer, pero lo tenemos claro y falta ponernos a trabajar en ello.

Pep Budí
Director de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Cambrils