Entrevista
20
Feb
2018

Entrevista a Vicente Padrón, Director del Departamento de Energía 4.0 de Balantia

La integración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) debe ser un instrumento de apoyo al desarrollo y evolución de las ciudades, ya que no sólo supone mejoras considerables en la provisión de los servicios, sino que supone en sí misma una vía sostenible para el desarrollo económico y social de la ciudad.

Valora esta entrada

|

1. ¿Qué papel juega la tecnología en conseguir instituciones/ciudades/industrias/centros de datos más eficientes energéticamente hablando?

La tecnología es la gran aliada en los últimos años y el motor de muchos de los cambios que van mejorando los resultados en materia de eficiencia energética de las ciudades, instituciones, industrias y empresas. El rápido crecimiento de las urbes supone un reto y su desarrollo debe ser a través de una planificación y gestión sostenible y eficiente en el tiempo por parte de todos los actores implicados.

Actualmente en Europa el 70% de los ciudadanos viven en áreas urbanas.
El consumo energético de las ciudades representa el 67% de la demanda mundial de energía primaria.

Las empresas que apuestan por la tecnología tienen la capacidad de ofrecer y dar respuesta a la creciente demanda de bienes y servicios, incrementando la eficiencia a través de una óptima gestión de los recursos y donde la tecnología desarrolla un papel relevante.

Por otro lado, se deben desarrollar y aplicar programas de incentivos a las distintas iniciativas de ahorro energético. Además, diseñar y fomentar ofertas de gestión energética y de sistemas que utilicen las tecnologías de la información para una correcta gestión de la demanda energética.

La energía constituye el motor de la sociedad, del desarrollo y del bienestar, donde su disponibilidad ha sido determinante para mejorar las condiciones de vida, incrementar la productividad y progresar.

2. ¿Estamos hoy en un momento clave para la transición energética? ¿Qué papel juegan las compañías energéticas tradicionales en esa transición energética?

Analizar y seleccionar las medidas a implementar para mejorar el consumo de energía en las ciudades, sólo será posible si previamente conocemos las principales características de nuestros sistemas energéticos.

Recordemos que uno de los objetivos 20/20/20 para 2020 es lograr una mejora de eficiencia energética del 20% respecto al escenario tendencial. Para 2030 pasa a ser de al menos el 27% de mejora energética, habiéndose propuesto, en el Paquete de Invierno de 2016, llegar hasta el 30%.  

Desde hace unos años a esta parte, las compañías energéticas juegan un papel clave debido al volumen de clientes a los que pueden llegar. Están diversificando hacia el servicio del valor añadido en eficiencia energética porque los márgenes en la comercialización cada vez son menores. Disponen de mucha información, pero no saben cómo aprovecharla y ahí entran las nuevas tecnologías para ofrecer servicios diferenciales a los clientes, más ágiles y de mayor alcance. Siendo las empresas más especializadas en servicios de eficiencia energética, como es el caso de Balantia que permite dar respuestas y soluciones óptimas ante estos cambios a los que nos enfrentamos en materia de eficiencia energética y sostenibilidad en el corto, medio y largo plazo.

3. ¿Cuáles son las acciones más relevantes en materia de Eficiencia Energética que deben desarrollar las empresas del sector? ¿Qué papel tienen las TIC y la innovación? ¿Cuáles considera son las tendencias de más relevancia en este ámbito?

Las acciones más relevantes son las que preparan a las empresas para un futuro que está llegando. La gestión energética activa gracias a los nuevos desarrollos se obtiene a través de las TIC, herramientas adecuadas para ofrecer agilidad en los alcances definidos por los clientes, yendo más allá en las recomendaciones realizadas a los mismos.

Las tendencias actuales pasan por reunir toda la información en un solo punto, no tener silos de información que tenga que unir la empresa para poder trabajar agilizando las medidas de eficiencia en cualquier lugar para el cliente final. Actualmente, en la sociedad en la que vivimos, ya tenemos ejemplos como el Bitcoin de desarrollos a futuro que están ya implantados en otros ámbitos, pero aplicables a la energía, como el blockchain, seguridad de datos, gestión activa de la demanda, etc.

4. Quién considera está impulsando más la adopción de estas tecnologías: ¿Gobierno, proveedores de tecnología, empresas usuarias…? ¿Cuáles son las principales barreras?

El impulso y las sinergias tienen que venir tanto desde la administración pública como de las empresas. Siendo éstas últimas, las que están invirtiendo y apostando más por la I+D+i. Pero no nos olvidemos, que el que desarrolla la tecnología es el ser humano y el compromiso y concienciación tiene que ser a nivel individual y colectivo.

La integración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) debe ser un instrumento de apoyo al desarrollo y evolución de las ciudades, ya que no sólo supone mejoras considerables en la provisión de los servicios, sino que supone en sí misma una vía sostenible para el desarrollo económico y social de la ciudad.

5. ¿Considera que se puede mejorar la posición competitiva de las organizaciones con la implantación de Tecnologías de la Información y Comunicaciones? ¿y en lo referente a competitividad energética?

Efectivamente, hay que verlo como una inversión a largo plazo y no como un coste. Siendo competitivos interna y externamente, permitirá a las empresas obtener un retorno de la inversión en un período de tiempo más corto.

La gestión sostenible y eficiente debe ser la principal arma de las empresas y organizaciones siendo la implantación de tecnologías de la información y comunicación indispensable para ser competitivos y no quedarse fuera.

El desarrollo de las ciudades tiene cada vez más factores energéticos en su planificación y la implementación de tecnología resulta una poderosa herramienta para su mejor desarrollo.

Vicente Padrón
Director del Departamento de Energía 4.0 de Balantia