Noticias - Actualidad
13
May
2012

La Red de Ciudades Inteligentes suma esfuerzos para diseñar municipios que ofrecen mejores servicios a un menor coste

Santander aportará los avances que ya ha hecho en lo referente al sistema NFC (de pago a través del teléfono móvil)

Valora esta entrada

|
Santander aportará los avances que ya ha hecho en lo referente al sistema NFC (de pago a través del teléfono móvil)
 
Construir ciudades sostenibles y capaces de ofrecer a los ciudadanos mejores servicios a menor coste es el cometido que ocupa a las 23 capitales que forman la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI).
 
Los miembros de la entidad comparten idéntico objetivo y coinciden en el medio para conseguirlo, que se basa en su disposición a intercambiar experiencias y trabajar conjuntamente, de tal manera que los avances logrados por una ciudad es trasladado a las restantes, logrando así optimizar los recursos y ahorrar costes.
 
Se trata, ha explicado Íñigo de la Serna, alcalde de Santander y presidente de la Red, de que las ciudades «aprovechemos las nuevas tecnologías para mejorar nuestros servicios públicos, conseguir ahorro en sus costes, incorporar avances que puedan beneficiar a los ciudadanos y para que de forma coordinada trabajemos por mejorar la competitividad del país».
 
Aunar esfuerzos, compartir proyectos, generar sinergias y evitar duplicidades es la razón de ser de la Red porque «no tiene ningún sentido que una ciudad invierta recursos en un proyecto cuando otra ciudad está haciendo lo mismo». Por eso, en RECI, sus miembros son solidarios y generosos porque en este foro muestran qué avances han hecho en sus ciudades y se lo ofrecen a los demás.
 
Por eso, concretó el presidente de la Red, «los proyectos que se presentan tienen que reunir tres condiciones: ser muy concretos, fáciles y ágiles de implantar y fácilmente replicables en otras ciudades».
 
SANTANDER APORTARÁ AVANCES
 
De este modo, la Red Española de Ciudades Inteligentes creará un modelo multiplataforma común a todas las ciudades integrantes de la Red con el fin de que los ciudadanos de un municipio que se desplacen a otro puedan acceder o pagar en servicios como transportes, ocio, comercio o cultura, mediante el  mismo sistema que utilizan en su ciudad (tarjeta sin contacto, teléfono móvil, ordenador personal, etc.)
 
De esta manera, se ha acordado generar un modelo único que pueda ser aplicado en todos los ayuntamientos que quieran desarrollar un sistema de pago para acceder a los servicios disponibles en la ciudad (transportes, comercio, ocio, educación, sanidad, etc.) y que tenga vocación de crecimiento, para que abarque al mayor número de servicios posible, explicó De la Serna.
 
Este modelo, por el hecho de ser multiplataforma, hará posible acceder a estos servicios tanto desde su móvil smartphone, como desde su ordenador personal, ipad, etc., independientemente del municipio en el que se encuentre y con el operador con el que tenga contratado su servicio de acceso a internet.
 
El alcalde adelantó que Santander aportará los avances que ya ha hecho en lo referente al sistema NFC (de pago a través del teléfono móvil), mientras que otras ciudades se han mostrado dispuestas a trasladar su experiencia en otras modalidades, como la tarjeta sin contacto.
 
CRECIMIENTO
 
De la Serna destacó el «ritmo vertiginoso» al que está creciendo la Red de Ciudades Inteligentes, a la que en enero mostraron su voluntad de adherirse 16 ciudades y que, a día de hoy, cuenta ya con 23 miembros.
 
Asimismo, remarcó que se están dando pasos importantes, planteando proyectos para desarrollar en todas las ciudades que forman parte de la Red, por lo que las condiciones son que sean concretos, ágiles en cuanto a su implantación y fácilmente aplicables en otras ciudades.
 
«Estamos haciendo muchísimas cosas en muy poco tiempo», recalcó el alcalde, quien señaló que los avances que ya se están consiguiendo «revelan claramente de qué manera la Red está siendo una plataforma que puede tener una gran utilidad a la hora de incorporar nuevos servicios para los ciudadanos».
 
En este sentido, indicó que, por ejemplo hoy se ha avanzado en un proyecto para crear una única tarjeta de pago para los vehículos eléctricos, de forma que se pueda pagar con la misma tarjeta independientemente del municipio en el que esté.
 
Esto haría posible que los vehículos eléctricos puedan recargarse en diferentes ciudades y los dotaría de mayor autonomía sin tener que depender de que se produzcan innovaciones tecnológicas en el propio vehículo.
 
COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA
 
Por otro lado, hizo hincapié en el interés creado por la Red entre el sector privado, como lo demuestra el hecho de que a la reunión de hoy hayan acudido representantes de empresas privadas dispuestas a colaborar, entre ellos Telefónica, Fundetec, Correos o IBM.
 
En concreto, Fundetec ofrecerá asistencia y apoyo técnico a la Red, mientras que Telefónica trabajará en la plataforma web que se va poner en marcha una vez que se celebre la asamblea constitutiva en Valladolid.
De la Serna opinó que la colaboración público-privada es «absolutamente necesaria en tiempos de crisis» y abogó también por avanzar en el marco regulatorio para favorecer modelos de contrato más flexibles de los que existen actualmente.
 
«Tenemos que ofrecer a empresas un marco estable y garantías de que pueden desarrollar un proyecto, un programa, una aplicación y van a tener un mercado amplio, que no se dirigen a una sola ciudad sino al conjunto de las ciudades españolas y, por tanto, su modelo de negocio es mucho mejor», afirmó el alcalde.
 
El presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes apuntó que otro de los objetivos de la Red es servir de interlocutor ante otras Administraciones, por lo que a la reunión de hoy han asistido representantes del Gobierno de España, a través de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, y de la FEMP.
 
«Los municipios pretendemos avanzar en el uso intensivo de las tecnologías para mejorar servicios públicos, ahorrar costes, ampliar la oferta de cara al ciudadano y trabajar, de manera coordinada, para mejorar la competitividad de nuestro país«, resumió.
 
La alianza está integrada por Barcelona, Burgos, Cáceres, Castellón, A Coruña, Logroño, Huesca, Madrid, Málaga, Murcia, Palencia, Pamplona, Salamanca, Santander, Segovia, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria-Gasteiz, Alicante, Palma de Mallorca, Sabadell y Rivas-Vaciamadrid.
 
MEJOR CALIDAD
 
Transformar las ciudades en Smart Cities es la herramienta idónea para lograr que los ciudadanos disfruten de una mejor calidad de vida gracias a las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías. La aplicación de nuevas tecnologías de manera transversal a la administración conlleva un mayor ahorro energético, mayor eficiencia y eficacia, ha apuntado el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara.
 
Para ello, añadió Íñigo de la Serna, es necesario avanzar en diversos campos de la gestión municipal, y esta es la razón por la cual la RECI trabaja en cinco áreas diferenciadas: Energía (cuyo grupo coordina Murcia), Innovación Social (A Coruña), Medio Ambiente, Infraestructuras, Edificación y Urbanismo Sostenible y Habitabilidad (Vitoria), Movilidad Urbana (Burgos y Valladolid) y Gobierno, Economía y Negocios (Valencia).
 
La reunión celebrada en Murcia ha tratado, entre otros asuntos, sobre los proyectos presentados por cada uno de los grupos de trabajo. También han asistido los socios tecnológicos de la Red, empresas privadas dispuestas a colaborar, entre ellos Telefónica, Fundetec, Correos o IBM.
Se han escuchado propuestas singulares, entre ellas, la creación de una tarjeta única de recarga de vehículos eléctricos útil en todo el país, o el diseño de una aplicación tecnológica para los servicios sociales.
 
Así como un proyecto para facilitar a las personas
sordomudas sus trámites en los ayuntamientos o el libro blanco de las smart cities, esto es, qué requisitos debe cumplir una ciudad para poder ser considerada «inteligente» o la implantación de sensores para la «realidad aumentada».
 
enerTIC