Articulo
15
Oct
2019

Mitos y Realidades en la Industria 4.0

“La conectividad avanzada impulsada por la digitalización proporciona una gran ventaja competitiva para las empresas industriales, al permitirles desarrollar nuevas relaciones con sus clientes. En la industria, la competitividad vendrá determinada, a corto plazo, por la capacidad de integrar tecnologías con el fin de ganar más flexibilidad y agilidad. A medio plazo, y sin duda alguna, la servitización llevará a que la industria pase del CAPEX al OPEX. ¿Cuánto tardaremos en ver que, en lugar de vender una máquina, se paga por cada unidad que ésta produce?”

Valora esta entrada

|

Nuevos modelos de negocio

Las reglas del juego están cambiando radicalmente, y ello ofrece una gran oportunidad para mejorar nuestra posición competitiva. A corto plazo, podremos realizar grandes mejoras operacionales, pero, a medio, hablamos de importantes cambios en los modelos de negocio. La conectividad avanzada impulsada por la digitalización proporciona una gran ventaja competitiva para las empresas industriales, al permitirles desarrollar nuevas relaciones con sus clientes.

En la industria, la competitividad vendrá determinada, a corto plazo, por la capacidad de integrar tecnologías con el fin de ganar más flexibilidad y agilidad. A medio plazo, y sin duda alguna, la servitización llevará a que la industria pase del CAPEX al OPEX. Ejemplo de tales transformaciones lo representan los fabricantes de maquinaria, quienes han puesto rumbo hacia un modelo de servitización y pago por uso. Cuando hablamos de servitización, debemos entenderlo desde una doble perspectiva: por un lado, los clientes pedirán modelos servitizados a las fábricas, y éstas, a su vez, los pedirán a sus proveedores. ¿Cuánto tardaremos en ver que, en lugar de vender una máquina, se paga por cada unidad que ésta produce?

Urgencia y mitos sobre la transformación industrial

Cuando hablamos de transformar la industria, el momento es ahora. El futuro de la industria está en la agilidad a la hora de adoptar todas estas tecnologías y, aunque es muy difícil determinar una fecha exacta para este cambio, podemos afirmar que se dará en un plazo máximo de 3 años. Hay que perder el miedo, empezando por romper algunos mitos.

La transformación digital no es cara, pues ofrece modelos escalables, pruebas de concepto; y tampoco es un proceso que empiece desde 0, sino que se construye a partir de la tecnología que ya está implementada.

La digitalización es, pues, capaz de aumentar la rentabilidad de la industria mediante la conectividad y la automatización, sacándole el máximo partido posible a los datos. Gracias a nuevos productos de software, a la nube y a la aparición de dispositivos inteligentes IoT, hoy podemos conectar las mejores soluciones en tecnologías operacionales (OT) con lo último en tecnologías de la información (IT) y el Big Data para gestionar los procesos desde cualquier dispositivo y en cualquier momento, obteniendo información sobre los mismos con una velocidad y una facilidad nunca vistas antes.

No es un sueño inalcanzable: la tecnología, y su democratización, sumado a los excelentes ecosistemas de talento de los que disponemos, pone a nuestro alcance la posibilidad de definir cómo va a ser el mercado futuro, basado en una industria más flexible, más ágil y más rentable.

Más información en: https://www.se.com/es/es/
Iván Tallón
Schneider Electric
End Users Strategic Sales Manager Industry