Noticias - Actualidad
29
Abr
2011

Santander, primera ciudad inteligente de Europa

En los últimos años la tecnología ha hecho posible que las propias máquinas intercambien los datos entre ellas, el denominado Machine to Machine (M2M). Procesados a través de la red generan informaciones y servicios útiles a los ciudadanos en un nuevo concepto llamado Internet of things.

Valora esta entrada

|
En los últimos años la tecnología ha hecho posible que las propias máquinas intercambien los datos entre ellas, el denominado Machine to Machine (M2M). Procesados a través de la red generan informaciones y servicios útiles a los ciudadanos en un nuevo concepto llamado Internet of things. Sin duda, una oportunidad de desarrollo para las empresas e instituciones que sepan situarse, con perspectiva, compromiso y audacia, en la vanguardia de este nuevo tren con destino a la sociedad del conocimiento. También es una oportunidad para los ciudadanos al tener la posibilidad de comunicarse con el entorno.
 
La combinación de electrónica y tecnologías de la información (TI) creó la casa inteligente, un hogar en el que las persianas se abren y cierran para mantener la temperatura estable, el horno se enciende con un mensaje del móvil para tener la cena lista justo a tiempo, el sistema de agua alerta al propietario en caso de avería o fuga… ¿Se puede dar el salto de la vivienda inteligente a la ciudad inteligente?
Sí, pero la envergadura de tal proyecto solo se puede afrontar desde un compromiso sólido entre las instituciones públicas para su financiación y los líderes tecnológicos para la investigación y diseño de soluciones que lo hagan técnicamente posible. Este acuerdo se acaba de sellar en Santander. El gobierno de la comunidad cántabra a través de la Sociedad para el Desarrollo Regional de Cantabria —SODERCAN— el ayuntamiento de la ciudad, la Universidad de Cantabria (UC) y un conjunto de empresas lideradas por Telefónica I+D están ya trabajando para convertir a Santander en la principal ciudad inteligente del mundo.
 
Actualmente hay otros proyectos Smart en algunas ciudades de Europa, pero se limitan a aplicaciones muy concretas y limitadas. Santander, en cambio, instalará 12.000 sensores para monitorizar lugares y servicios como los autobuses urbanos, el puerto, los parques municipales, el servicio de recogida de basuras, el entorno de las cuevas de Altamira, etcétera.
 
Abanico de oportunidades
Luis Muñoz, de la Universidad de Cantabria, coordinador técnico de SmartSantander expone los tres objetivos del proyecto: “Convertir a la ciudad en un referente mundial en urbes inteligentes, contar con una gran plataforma de experimentación para investigadores y ofrecerla a las empresas que quieran desarrollar soluciones comerciales”. Una vez se instalen los sensores y la red informática capaz de recolectar y procesar el inmenso caudal de datos, SmartSantander será un polo de desarrollo económico para la región. Universidades y departamentos de I+D de todo el mundo podrán alquilar esta inmensa plataforma para desarrollar sus proyectos o validar soluciones; las empresas podrán beneficiarse económicamente a través de aplicaciones de pago o utilizando la base de datos de la red… A su vez, la ciudad y la región tendrán más oportunidades de inversión y desarrollo, tanto tecnológico como comercial.
 
Los sensores del transporte público sabrán si el autobús que espera el usuario viene muy lleno o con retraso, ofreciendo alternativas, bien a través de paneles informativos o en el teléfono móvil; las personas que sufran alergia podrán recibir alertas en su teléfono cuando la concentración de la sustancia que les afecta supere determinados niveles en cualquier área de la ciudad, mostrándole los servicios médicos más cercanos; sensores en las áreas de juegos infantiles podrían detectar si un niño se aleja del área y avisar a sus padres…
Este modelo es la avanzadilla de una futura red europea de ciudades inteligentes. Según José M. Hernández Muñoz, que dirige el proyecto desde Telefónica I+D, Santander es el banco de pruebas de la futura Internet y los participantes en esta iniciativa asumen el reto de ser pioneros en la definición del concepto de SmartCity en un despliegue que multiplica por 10 cualquiera de los actualmente existentes. La tecnología M2M que Telefónica aporta al proyecto permitirá crear un banco de pruebas para validar futuros servicios de valor añadido para usuarios finales o empresas.
 
enerTIC