Noticias - Actualidad
06
Jun
2014

Smart Grids y su influencia en los centros de datos

Las personas vivimos más, las ciudades se hacen cada vez más grandes y ya que la población continua su crecimiento de forma clara, también lo hará la necesidad de información y como no, los centros de datos donde alojar y procesar dicha información. Quizá sea necesario repensar las cosas y colocar al centro de datos en el corazón de esta sociedad tan digital

Valora esta entrada

|

La población mundial ha alcanzado los 7.000 millones y continúa creciendo de manera significativa. Además, la ONU en sus informes prevé que en 2050 la población mundial alcance los 10.000 millones de habitantes. Este incremento tan rápido conlleva un considerable número de nuevos retos, entre ellos, planificar la demanda de datos y energía que tendrá lugar sobre la infraestructura TI en las próximas décadas. Esto obliga a un replanteamiento radical sobre cómo las sociedades necesitan ser planificadas y construidas para gestionar ese cada vez mayor número de personas en el mundo.

Según el científico Michio Kaku se estima que en 2100 todas las personas estarán digitalmente conectadas. El aumento tanto de dispositivos inteligentes como de los procesos de cloud computing implica que independientemente de cualquier mejora en la tecnología y en las infraestructuras, el incremento de energía y cargas de trabajo impactarán en el sector de data centers: el invisible corazón de la futura vida moderna. Ya en 2011 un estudio de Jonathan Koomey concluyó que la cantidad de electricidad consumida por los centros de datos de todo el mundo había crecido un 56 por ciento entre 2005 y 2010. Con la demanda de servicios de centros de datos creciendo de forma clara, se generará más calor, siendo las soluciones de refrigeración otro factor crítico a considerar.

Los sistema de potencia y refrigeración no pueden separarse en el diseño de un centro de datos, porque ambos están altamente interconectados, no se puede tener uno sin el otro. La refrigeración parece un elemento sencillo, sin embargo la necesidad de mayor capacidad de cómputo en los futuros data centres – debido a la demanda de miles de millones de personas conectadas a la nube – hará que los requerimientos de refrigeración sean inmensos. Optimizar los métodos y sistemas actuales simplemente no será suficiente, se ha de planificar una mayor reestructuración de las infraestructuras de refrigeración. La solución más lógica y eficiente descansa en la integración de los sistemas de potencia y refrigeración del centro de datos con las Smart Grids.

El concepto de Smart Grid no es nuevo: ha existido durante años. En Europa ya estamos familiarizados con los anillos de redes eléctricas locales, nacionales e internacionales. El término Smart Grid se refiere a una red mejorada que inteligentemente recoge datos en relación con el comportamiento, con el fin de asegurar un suministro sostenible, económico y seguro de la electricidad.

Como desarrollar un sistema de redes eléctricas inteligentes, Smart Grids, necesita su tiempo, la propuesta podría ser adaptar el actual modelo al futuro: tener una mayor previsión e implicación de las autoridades y usuarios, sobre todo de las empresas. El concepto de “eficiencia energética y de refrigeración” es necesario forme parte de esta planificación para asegurar las necesidades futuras del mundo. Necesitamos cambiar la forma en que se planifican las sociedades: los centros de datos tiene que convertirse en el centro de las comunidades futuras, debido a las inevitables demandas de interconexiones que se van a producir próximamente. Este concepto extiende el ámbito y el papel de las Smart Grids mucho más allá.

Las Smart Grids optimizarán y unirán ciudades, centros de datos, redes eléctricas y sistemas de refrigeración. Esto ayudará a proteger el medio ambiente y los recursos a través de una gestión más eficiente de la electricidad y la refrigeración a escala masiva, facilitando el crecimiento económico mediante la implantación de nuevas comunidades conectadas a través del cloud y evitándose los desplazamientos. Esto también ayudará en un futuro a mejorar la calidad de vida al evitar las migraciones hacia centros de población ya existentes y a establecer un nuevo modelo donde los centros de datos crezcan para mantener una sociedad productiva, conectada, viviendo y comunicándose a pesar del crecimiento de la población.

El concepto, aunque radical, es realmente simple, puesto que se basa en una forma totalmente diferente de pensar en el futuro. Pero para avanzar en este concepto, se necesita convertir esta iniciativa en algo global que se desarrolle en cooperación con universidades, gobiernos, ONG y empresas. Se requerirá una importante inversión en infraestructura, que tendrá que ser liderada por gobiernos y compañías, incluso el sector de centros de datos ha de contribuir facilitando estas conexiones para convertir el concepto en una realidad.

En Europa ya se han tomado las primeras medidas instalando algunas Smart Grid. Solo se necesita difundir la idea y como próximo paso conectar estas redes a suministros de energía renovable e instalar sistemas de refrigeración de mayor potencia y capacidad.

Robert Assink Director General de Interxion España
Director General de Interxion España