Noticias - Actualidad
13
Feb
2015

Xeridia diseña en León el soporte energético de la UE para ciudades inteligentes

La plataforma 'Smarkia' desarrollada por la empresa leonesa da soporte al proyecto Remourban de eficiencia energética, que invierte 24 millones de euros.

Valora esta entrada

|

Smarkia, la plataforma de gestión energética creada por la tecnológica leonesa Xeridia, es la encargada de monitorizar y gestionar la información sobre consumos y resultados de las medidas que se adopten dentro del proyecto europeo Remourban, que con un presupuesto de casi 24 millones de euros tiene encomendada la tarea de convertir en energéticamente eficientes a las ciudades inteligentes. Tres ciudades forman parte de este proyecto (Valladolid, Nottingham en el Reino Unido y Tepebasi en Turquía); aunque otras muchas participan como ‘seguidores’ de la iniciativa para adoptar en el futuro medidas que permitan un mejor control del consumo, y por tanto del coste, en el que es quizá el principal gasto en la sociedad, tanto en los servicios públicos como en las empresas y los hogares.

En esta aventura puntera Xeridia forma parte del consorcio ganador del proyecto de eficiencia energética dentro de la estrategia 2020 de la Unión Europa para smart cities. Un consorcio que ha pujado con las principales multinacionales mundiales del sector por hacerse con el desarrollo de este proyecto, y en el que la TIC leonesa participa junto con empresas del tamaño y la importancia de Acciona, Iberdrola, Dalkia y GMV. La iniciativa fue presentada y liderada por el Centro Tecnológico Cartif, y cuenta también con la participación del Ayuntamiento de Valladolid.

Remourban forma parte de los proyectos denominados ‘Faro’ de la convocatoria de 2014 del Programa 2020, es decir, aquellos a los que la UE da mayor prioridad e importancia dentro del desarrollo de las ciudades inteligentes. Las actuaciones se desarrollan desde 2015 a 2020, y además de las tres ciudades participantes seguirán el proyecto municipios y empresas del resto de los países que abarca el consorcio, que son Alemania, Bélgica, Italia y Hungría; con el objetivo de aplicar sus conclusiones en el futuro.

«El proyecto trata de desarrollar y validar un modelo de regeneración urbana integral y sostenible, que abordará la implantación de soluciones tecnológicas innovadoras en los sectores de la energía, las tecnologías de la información y la comunicación y el transporte. El objetivo final de la iniciativa es acelerar la transformación de estas ciudades en áreas urbanas inteligentes para el progreso social y la regeneración ambiental, de forma que sean un referente en innovación tanto en el entorno europeo como mundial», señala Roberto Vidal, director gerente de Xeridia.

La participación de la tecnológica leonesa se centra en la utilización de su plataforma Smarkia. «Aportamos la especialización en el entorno Big Data, y la plataforma es la encargada de recoger, analizar y seguir la información de consumos y ahorro de la ciudad. Además, el proyecto requiere una puesta en común de la información de las tres ciudades participantes, que también está previsto que se realice a través de esta herramienta».

Una plataforma desarrollada íntegramente en la sede de la compañía en el Parque Tecnológico de León, que hace tiempo trabaja gestionando la planificación energética de grandes consumidores en América Latina y que había colaborado en otras propuestas a los grandes programas de desarrollo europeos, para los que la competencia es feroz. De hecho, Xeridia ya había participado en otros consorcios de empresas con la intención de formar parte de uno de estos proyectos punteros de futuro. Ahora colabora en un consorcio de élite, formado por grandes multinacionales que han confiado en la pyme leonesa para llevar a cabo los procesos de monitorización y gestión de la información energética que tienen que determinar qué actuaciones se llevan a cabo para cumplir el objetivo del ambicioso programa de desarrollo europeo que pretende tener avanzadas en 2020 las principales cuestiones estratégicas (tanto desde el punto de vista económico como social y ambiental) de la sociedad de la Unión.

«Fue nuestra especialización en el ámbito energético lo que llevó a que nos invitaran a participar en este consorcio con grandes empresas a nivel europeo, y a pesar de ser una compañía pequeña tenemos un papel muy relevante. Somos los responsables de la plataforma tecnológica que recopila toda la información de consumo y los indicadores de ahorro energético del ámbito del proyecto». Un proyecto que consiste en poner en marcha en estos cinco años medidas de ahorro en diferentes ámbitos, que van desde la revisión de edificios para lograr una mayor eficiencia a la implantación del vehículo eléctrico, tanto de uso privado como en los servicios públicos, sin olvidar las mejoras en el ámbito de la generación eléctrica.

Vidal señala que «toda la información que se genera se traslada a una plataforma, Smarkia, de forma que somos los responsables de determinar dónde y cómo medir los consumos, y tratar toda la información que generen los dispositivos y sistemas, de forma que se integre en todo el proyecto». La herramienta para lograrlo es Smarkia, una plataforma cloud de monitorización y gestión energética de grandes consumidores, que ahora se adapta al marco global del consumo de las ciudades. A través de avanzados sistemas de simulación y cálculo (desarrollados en León), la plataforma utiliza la tecnología Big Data para desarrollar la planificación energética de las ciudades inteligentes.

El objetivo de estas actuaciones es tomar medidas de regeneración urbana, de forma que las ciudades sean más eficientes desde el punto de vista energético. «La UE quiere que esa mejora de eficiencia pueda medirse con exactitud en la práctica, para aplicar las medidas concretas que se propongan.

En los próximos cinco años las empresas implicadas en el proyecto realizarán las obras y cambios necesarios para comprobar el impacto de las medidas. Una primera fase establecerá la planificación de los sensores a colocar para que Smarkia pueda hacer seguimiento de las mediciones; y en la parte intermedia se instalarán las mejoras.

Vidal destaca que la implicación de las administraciones públicas es fundamental, porque de su visión del ahorro que puedan generar dependen los contratos que realicen. Y tiene que ser una información independiente y fiable».

Esa es la aportación de Xeridia, que a través de Smarkia «permite tener un control absoluto de cuánto se está consumiendo y dónde se está produciendo cada gasto energético. La plataforma integra un modelo de predicción que permite determinar en función de variables cuál tiene que ser el consumo óptimo en cada una de las fases».

enerTIC