Entrevista
08
Jul
2021

Entrevista a José Antonio Escobar, Director de Industria de VISEO

Las Tecnologías de Información y Comunicación son capaces de ayudar a las compañías de transporte en multitud de aspectos, entre ellos cabe destacar su contribución a los ODS y a una disminución del impacto medioambiental, a una optimización de procesos, o a la mejora de la ciberseguridad.

Valora esta entrada

|

1.-¿Cuáles son las áreas donde más se puede impactar, mediante TICS en una compañía de Transporte? 

Las Tecnologías de Información y Comunicación son capaces de ayudar a las compañías de transporte en multitud de aspectos, entre ellos cabe destacar su contribución a los ODS y a una disminución del impacto medioambiental, a una optimización de procesos, o a la mejora de la ciberseguridad. Asimismo, también ayuda a las empresas del sector a ganar cuota de mercado y a mejorar su competitividad.    

Cada una de estas áreas de mejora no son aisladas, sino que mantienen una conexión, ya que muchos de estos fines corporativos están entrelazados. Por ejemplo, si hablamos de que el objetivo prioritario del proyecto digital es una optimización de procesos es inevitable referirse también a una reducción en el impacto medioambiental. Y es que una ruta más eficiente nos conduce a un menor impacto en la huella de carbono y a una mejora de los objetivos de sostenibilidad. Y, por supuesto, esta mejora favorece la obtención de un transporte más eficiente y a un aumento de la calidad del servicio al cliente, obteniendo, a su vez, menos recursos y una optimización de los costes. 

2.- El impacto medioambiental está poniendo en jaque a los modelos de transportes. ¿Cómo pueden ayudar las TICS en esta área? 

Las tecnologías asociadas a la construcción de nuevos tipos de motores eléctricos, de hidrógeno, o híbridos, entre otros, son las que van a marcar el camino hacia un futuro del transporte sostenible. Asimismo, la asociación con las TICs también será clave para ayudar a disminuir de forma considerable la huella de carbono en la industria.

La tecnología ya es capaz de mejorar aspectos que hasta hace poco eran impensables. Por ejemplo, existen herramientas que permiten coordinar, en tiempo real, los distintos transportes usados por una compañía, reduciendo kilómetros y, en consecuencia, disminuyendo las emisiones de CO2 de cada trayecto. Estas aplicaciones tecnológicas las podemos ver en soluciones inteligentes para la optimización de rutas, las cuales conectan directamente con los sistemas de gestión del tráfico.  

Otra de las palancas que pueden ayudar a mejorar la eficiencia del transporte es la optimización de la carga. Con este tipo de tecnologías se minimiza el número de kilómetros “en vacío” que realizan los vehículos. Gracias a sistemas de Inteligencia Artificial y de IoT, se pueden ajustar las circunstancias del vehículo y tráfico en tiempo real, lo que facilita la optimización de las rutas como de las cargas, favoreciendo la reducción de esos kilómetros en vacío. Uno de los retos es incorporar este tipo de tecnologías a sistemas de optimización más estáticos. 

3.- ¿Cuánto hemos avanzado y cuánto nos queda por avanzar en la optimización de procesos en este sector? 

La implantación de sistemas ERP ha sido un avance enorme en esta optimización de procesos. Actualmente, se perfeccionan las tecnologías más específicas en cada una de las áreas, ya existen módulos que mejoran y completan todas las prestaciones que antes no facilitaba un ERP. Las herramientas como los TMS (Transport Management System por sus siglas en inglés) permiten gestionar de forma más eficiente las flotas, los contratos, el estado de las entregas, los costes y otro tipo de variables, mediante una serie de KPIs que monitorizan todo el proceso en tiempo real.  

Además, se encuentran los ya mencionamos sistemas de optimización de rutas y carga, que incorporan la geolocalización y las conexiones con sistemas de tráfico que nos permiten optimizar tanto la ruta como la carga en tiempo real.  Un aspecto clave de la optimización es también coordinar la logística directa y la inversa, buscando un aprovechamiento total de los desplazamientos y, por supuesto, reduciendo las vueltas en vacío. En definitiva, se trata de aprovechar al máximo cada kilómetro recorrido. 

A todas estas implementaciones, podemos sumar también los sistemas de información y Big Data, que son capaces de darnos una visibilidad 360º de todo el proceso, así como de su histórico. Con esta información, las compañías de transporte pueden tomar mejores decisiones, basadas en datos. Por último, el IoT ayuda a detectar muchos parámetros en tiempo real, que hasta hace poco eran complicados de medir. Por ejemplo, ahora es posible monitorizar, de manera constante, la temperatura de un contenedor, algo de suma importancia en el transporte frigorífico, lo que permite reaccionar a tiempo ante cualquier problema y reducir el número de envíos defectuosos.    

4- ¿Y cómo contribuyen las TICs a mejorar su posición en el mercado? 

En VISEO proporcionamos a nuestros clientes soluciones de comercio electrónico B2B y B2C con las que pueden llegar al consumidor o al partner de una manera mucho más efectiva. Mediante estas soluciones pueden participar en subastas o marketplaces que ampliarán exponencialmente las posibilidades de negocio. Por su parte, en el transporte de pasajeros es clave disponer de soluciones que permitan a los clientes adquirir servicios a través de portales de contratación, que a su vez estén totalmente integrados con los sistemas de logística de un tercero. También en los modelos B2B, la transmisión efectiva que facilitan estas plataformas es clave para mejorar la operatividad y la eficiencia. 

5.- Y sobre la seguridad, ¿qué podemos aportar? 

La seguridad se torna como un activo fundamental en el sector del transporte. Y es que en industrias como la alimentaria, la química o la farmacéutica, por citar solo unos ejemplos, la trazabilidad segura de los productos es elemental. Las empresas deben ser capaces de localizar cada unidad de producto transportada de una forma ágil.  En este sentido, la tecnología se convierte en una aliada, ya que los sistemas de Smart Tags o RFID facilitan mucho esta labor. 

De nuevo, son claves los sistemas de IoT, que mejoran la seguridad de los transportes, no solo actuando sobre las condiciones del bien transportado sino incorporándolos al propio vehículo Estos sistemas facilitan la toma de decisiones durante el transporte, revertiendo definitivamente en la seguridad de las personas y de los bienes transportados.  Además, proporcionan información precisa y en tiempo real para la realización del adecuado mantenimiento del vehículo, lo cual reduce drásticamente la posibilidad de fallos mecánicos y accidentes. 

José Escobar
VISEO
Director de Industria