Entrevista
05
Diciembre
2019

Entrevista de Juan Pérez de Cossio, Director de Energía de Minsait

Con respecto al medioambiente, tenemos diversas soluciones que suponen la digitalización de la vigilancia medioambiental.

Valora esta entrada

|

¿Estamos hoy en un momento clave para la transición energética? ¿Qué papel juegan las compañías energéticas tradicionales en esa transición energética?

La transición energética es un proceso global que ya ha comenzado y será imparable e incremental. En esta transformación participan muchos actores desde distintas perspectivas: gobiernos, ciudadanos, compañías tradicionales y de nueva creación, clientes, investigadores, tecnólogos, políticos, organizaciones y colectivos de muy diverso tipo. Cada uno de estos actores tienen distinta fuerza e intereses y el ritmo y dirección concreta en la que se produzca los iremos descubriendo en los próximos años, pero en conjunto hay un movimiento claro a favor de la transición energética.

Respecto a las compañías energéticas tradicionales, creo que en general todas han superado la tentación de intentar perpetuar el status quo y saben que tienen que formar parte de la transición si quieren hacer frente a los nuevos competidores. Hoy vemos cómo las compañías petroleras y gasistas diversifican y entran en el negocio eléctrico, mientras que las eléctricas tradicionales están moviéndose, con mayor o menor ritmo, a una zona más “verde” del mix de generación y buscando satisfacer la demanda de productos y servicios más sostenibles de sus clientes.

Hay criterios que las compañías tradicionales han de aportar, como son la experiencia, el conocimiento tecnológico y el conocimiento de negocio acumulado. La ciencia, la tecnología y la viabilidad económica tienen que ser claves en la transición y en esos aspectos los actores del sector tienen mucho que aportar.

¿Esta España preparada para cumplir con los retos del Horizonte 2030?

En primer lugar es importante señalar que los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible del Horizonte 2030 son globales. Esto es relevante porque España sale bien posicionada de partida en muchos de ellos y porque, sin escudarse en terceros para eludir nuestras responsabilidades, el peso de España es relativamente pequeño frente al total.

En lo referente a materia de clima y energía hasta el año 2030 los objetivos fijados por la UE son ambiciosos, pero considero que son alcanzables si apostamos firmemente por la eficiencia energética, la modernización del parque de vehículos y las energías renovables. Es cierto que España se ha autoimpuesto en la Ley de Cambio Climático objetivos más retadores, triplicando los acordados por la UE para el 2030, llegando a cifras más difíciles de alcanzar. Pero se percibe una clara determinación en el sector y las distintas instituciones por avanzar en esa dirección.

¿Qué papel juegan las TIC en materia de Eficiencia Energética? ¿Cuáles son las tendencias más relevantes en ese sentido?

Son muchos los ámbitos en los que la Eficiencia Energética está avanzando, como los desarrollos en ingeniería – especialmente en los sectores automovilístico e industrial – o la mejora de los aislamientos y el uso de nuevos materiales en construcción. Pero indudablemente la digitalización y el impulso tecnológico también son ámbitos de gran importancia. La combinación de una mayor sensorización junto con plataformas IoT y sistemas inteligentes, basados en analítica avanzada, permiten mejorar la eficiencia energética de muchos procesos industriales, urbanísticos y domésticos.

En mi opinión la tendencia estará marcada por un incremento paulatino en la digitalización en todo tipo de procesos, así como un incremento en la complejidad de los algoritmos gracias a la Inteligencia Artificial. La combinación de ambos factores permitirá un número mayor de casos de uso y mayores oportunidades de capturar eficiencias.

¿Considera estratégica la necesidad de reducir el consumo energético entre las empresas sector industrial?

Absolutamente. Posiblemente el sector industrial sea el más concienciado históricamente en lo relativo a la eficiencia energética debido a que la energía consumida es una de las mayores partidas de coste de una industria, por lo que las empresas han perseguido esa eficiencia de manera natural, como una vía para lograr una mayor competitividad.

No obstante es importante resaltar que la competitividad en un mercado global no sólo depende de lo ajustado que sea tu consumo con respecto a tus competidores, también depende del precio de la energía consumida y de los costes asociados – como por ejemplo el pago de derechos de emisiones de CO2 –. Por eso es clave que la transición se haga de manera paulatina y ordenada, sin generar desequilibrios que perjudiquen al sector nacional y relativizando el peso que tiene España en términos de emisiones. Si hay empresas que deciden movilizar sus fábricas a países más laxos en sus exigencias medioambientales para ganar en competitividad sólo conseguiremos perder valor y empleos… a cambio de que sigan emitiendo el mismo CO2, por lo que tampoco habremos ayudado en el objetivo global de reducir emisiones y frenar el cambio climático.

¿Qué soluciones y productos ofrece su compañía para ayudar a las empresas en sus objetivos de clima y energía?

En Minsait desarrollamos soluciones enfocadas en la mejora de la Eficiencia Energética implantados en clientes de diversos sectores, como administraciones publicas, industria, moda o energía. Esas soluciones integran información de distintos consumos y dispositivos sobre una plataforma IoT y ayudan a los usuarios a monitorizar, entender y analizar los mismos, de manera que puedan definirse y aplicarse reglas automáticas para su control.

Con respecto al medioambiente, tenemos diversas soluciones que suponen la digitalización de la vigilancia medioambiental. Desde un sistema de detección automática de vertidos de petróleo en el mar a sistemas de detección de fugas y amenazas en oleoductos, gasoductos o redes de agua, que hemos presentado a los Premios Enertic 2019 bajo la categoría Smart Product.

Se trata de un sistema automático de detección de fugas y amenazas en ductos en tiempo real, basado en sensorización e interpretación de datos recogidos a través de fibra óptica. Mediante algoritmos inteligentes, el sistema es capaz de convertir señales ópticas en alarmas, para su posterior clasificación y gestión a través de una interfaz intuitiva y funcional para el usuario. Minsait cuenta con un centro demostrador para el desarrollo y optimización de los algoritmos. De esta manera, el sistema es sometido a las condiciones de trabajo más adversas permitiendo un desarrollo óptimo de la solución

Más información en: https://www.minsait.com/