Noticias - Actualidad
28
Diciembre
2012

Fujitsu consigue en Japón un importante galardón medioambiental por la reducción de energía que ofrece el uso de su nube pública

Fujitsu ha sido reconocido en la novena edición de los Eco-Products Awards con el Chaiperson´s Award, otorgado por Eco-Products Awards, en la categoría de Eco-Services, por el servicio dado desde su nube pública, denominada Fujitsu Global Cloud Platform/ S5 (FGCP/S5).

Valora esta entrada

|

Fujitsu ha sido reconocido en la novena edición de los Eco-Products Awards con el Chaiperson´s Award, otorgado por Eco-Products Awards, en la categoría de Eco-Services, por el servicio dado desde su nube pública, denominada Fujitsu Global Cloud Platform/ S5 (FGCP/S5).  

Una solución cloud de la compañía, con la que ofrece el mismo nivel de seguridad y fiabilidad que a través de servidores físicos de una organización, pero es reconocida por su reducción drástica del consumo de energía a escala mundial.

Estos prestigiosos galardones son patrocinados por el the Eco-Products Awards Steering Committee y apoyados por el Ministerio japonés de Finanzas, el de Agricultura, Forestal y Pesca, el de Economía, Comercio e Industria, el Ministerio de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo y el Ministerio de Medio Ambiente. Creados en el año 2004, los premios año a año buscan promover el desarrollo y la difusión de productos ecológicos en Japón que reduzcan la carga medioambiental.

El FGCP/5 es un servicio basado en los grandes recursos de servidores y almacenamiento instalados en los centros de datos de Fujitsu y con el que se ofrece a sus clientes una plataforma virtual dedicada, a través de una simple conexión de red. Esto les permite utilizar los recursos justo cuando lo necesiten. Ofrece a sus usuarios el mismo nivel de seguridad y fiabilidad que unos equipos físicos en sus instalaciones. Desde la expansión de este servicio a seis localidades en junio de 2011 (Japón, Australia, Singapur, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania) ha contribuido significativamente a la reducción del consumo de energía a nivel mundial, disminuyendo el volumen de emisiones de CO2 en aproximadamente 30.000 toneladas por año, además de conseguir la reducción también del espacio necesario para los recursos TIC.