Noticias - Actualidad
16
Oct
2020

Oleada de renovación: duplicar la tasa de renovación para reducir las emisiones, impulsar la recuperación y disminuir la pobreza energética

La Comisión Europea ha publicado su estrategia sobre una oleada de renovación para mejorar la eficiencia energética de los edificios.

Valora esta entrada

|

La Comisión aspira al menos a duplicar las tasas de renovación en los próximos 10 años y a garantizar que las renovaciones den lugar a una mayor eficiencia energética y de los recursos. Así se mejorará la calidad de vida de las personas que viven en los edificios y los utilizan, se reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero de Europa, se fomentará la digitalización y se mejorará la reutilización y el reciclaje de materiales. De aquí a 2030, podrían renovarse 35 millones de edificios y crearse hasta 160 000 puestos de trabajo verdes adicionales en el sector de la construcción.

Los edificios suponen alrededor del 40 % del consumo energético de la UE y del 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, solo el 1 % de los edificios se renueva cada año de manera eficiente desde el punto de vista energético, por lo que es fundamental adoptar medidas eficaces para que Europa sea climáticamente neutra de aquí a 2050. Con casi 34 millones de europeos que no pueden permitirse calentar sus hogares, las políticas públicas de fomento de la renovación eficiente desde el punto de vista energético son también una respuesta a la pobreza energética, contribuyen a la salud y el bienestar de las personas y ayudan a reducir su factura energética. Asimismo, la Comisión ha publicado hoy una Recomendación para los Estados miembros sobre la lucha contra la pobreza energética.

El vicepresidente ejecutivo para el Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, ha declarado: «Queremos que todos los europeos tengan un hogar que puedan iluminar, calentar o enfriar sin arruinarse ellos mismos y sin arruinar al planeta. La oleada de renovación mejorará los lugares en los que trabajamos, vivimos y estudiamos, reduciendo al mismo tiempo nuestro impacto sobre el medio ambiente y ofreciendo empleo a miles de europeos. Si queremos mejores resultados, necesitamos mejores edificios».

Por su parte, la comisaria de Energía, Kadri Simson, ha afirmado: «La recuperación verde comienza en casa. Gracias a la oleada de renovación, lucharemos contra los numerosos obstáculos que hoy en día hacen que la renovación sea compleja, costosa y lenta, lo que frena esas medidas tan necesarias. Propondremos unos métodos mejores para calcular los beneficios de la renovación y unas normas mínimas de eficiencia energética, así como un aumento de la financiación de la UE y de la asistencia técnica para fomentar las hipotecas verdes y apoyar un mayor uso de energías renovables en la calefacción y en la refrigeración. Gracias a esto, se producirá un cambio decisivo para los propietarios de viviendas, los inquilinos y las autoridades públicas».

La estrategia dará prioridad a la actuación en tres ámbitos: la descarbonización de la calefacción y la refrigeración; la lucha contra la pobreza energética y la mejora de los edificios menos eficientes; y la renovación de edificios públicos, como escuelas, hospitales y edificios administrativos. La Comisión propone eliminar los obstáculos existentes a lo largo de toda la cadena de renovación, desde la concepción de un proyecto hasta su financiación y finalización, con una serie de medidas políticas e instrumentos de financiación y de asistencia técnica.

La estrategia incluirá las siguientes acciones principales:

  • Adoptar una regulación y unas normas más sólidas, así como proporcionar información sobre la eficiencia energética de los edificios, a fin de establecer mejores incentivos para las renovaciones en los sectores público y privado, incluida la introducción gradual de normas mínimas obligatorias de eficiencia energética para los edificios existentes, normas actualizadas para los certificados de eficiencia energética y una posible ampliación de los requisitos de renovación de edificios para el sector público.
  • Garantizar una financiación accesible y bien orientada, en particular a través de las iniciativas emblemáticas «Renovate» y «Power Up» del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia en el marco de Next Generation EU, normas simplificadas para combinar diferentes flujos de financiación y múltiples incentivos para la financiación privada.
  • Aumentar la capacidad para preparar y ejecutar proyectos de renovación, desde la asistencia técnica a las autoridades nacionales y locales hasta la formación y el desarrollo de competencias para los trabajadores en nuevos empleos verdes.
  • Ampliar el mercado de productos y servicios de construcción sostenibles, incluida la integración de nuevos materiales y soluciones ecológicos, y revisar la legislación sobre la comercialización de productos de construcción y sobre los objetivos de reutilización y recuperación de materiales.
  • Crear una nueva Bauhaus europea, un proyecto interdisciplinario dirigido conjuntamente por un comité consultivo de expertos externos, incluidos científicos, arquitectos, diseñadores, artistas, planificadores y sociedad civil. De aquí a verano de 2021, la Comisión llevará a cabo un amplio proceso participativo de creación conjunta y, a continuación, creará una red de cinco Bauhaus fundadoras en 2022 en diferentes países de la UE.
  • Desarrollar enfoques de proximidad para que las comunidades locales integren soluciones digitales y renovables y creen distritos de energía cero, en los que los consumidores se conviertan en prosumidores que vendan energía a la red. La estrategia también incluye una Iniciativa de Vivienda Asequible para 100 distritos.

La revisión de la Directiva de energías renovables en junio de 2021 estudiará la posibilidad de reforzar el objetivo de la calefacción y la refrigeración a partir de fuentes renovables e introducir un nivel mínimo de energía renovable en los edificios. La Comisión también examinará cómo podrían utilizarse los recursos presupuestarios de la UE junto con los ingresos del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE UE) para financiar planes nacionales de eficiencia y ahorro energéticos destinados a poblaciones con ingresos bajos. El Marco de Diseño Ecológico seguirá desarrollándose para proporcionar productos eficientes para su uso en edificios y promover su utilización.

La oleada de renovación no solo consiste en hacer que los edificios existentes sean más eficientes desde el punto de vista energético y climáticamente neutros, sino que puede desencadenar también una transformación a gran escala de nuestras ciudades y de nuestro entorno edificado. Además, puede ser una oportunidad para iniciar un proceso con visión de futuro en el que se aúnen sostenibilidad y estilo. Como anunció la presidenta Von der Leyen, la Comisión pondrá en marcha la nueva Bauhaus europea para fomentar una nueva estética en Europa que combine rendimiento y creatividad. Queremos que los entornos habitables sean accesibles para todos y, una vez más, combinar lo asequible con lo artístico, en un futuro moderno y sostenible.

Contexto

La crisis de la COVID-19 ha puesto el foco de atención en nuestros edificios, su importancia en nuestra vida cotidiana y sus puntos débiles. A lo largo de la pandemia, el hogar ha sido el centro de la vida cotidiana de millones de europeos: una oficina para el teletrabajo, una guardería o un aula improvisada para niños y alumnos, y para muchos el lugar principal para sus compras o su entretenimiento por internet.

La inversión en los edificios puede aportar un estímulo muy necesario al sector de la construcción y a la macroeconomía. Las obras de renovación requieren mucha mano de obra, crean empleo e inversiones vinculadas a cadenas de suministro a menudo locales, generan demanda de equipos altamente eficientes desde el punto de vista energético, aumentan la resiliencia frente al cambio climático y aportan valor a largo plazo a las propiedades.

Para alcanzar el objetivo de reducir las emisiones en, como mínimo, el 55 % para 2030, propuesto por la Comisión en septiembre de 2020, la UE debe reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los edificios en un 60 %, su consumo de energía en un 14 % y el consumo energético de calefacción y refrigeración en un 18 %.

La política y la financiación europeas ya han tenido un impacto positivo en la eficiencia energética de los edificios nuevos, que ahora solo consumen la mitad de energía que los edificios construidos hace 20 años. Sin embargo, el 85 % de los edificios de la UE se construyeron hace más de 20 años, y se espera que entre el 85 y el 95 % sigan en pie en 2050. Así pues, la oleada de renovación es necesaria para adaptarlos a unos estándares comparables.

Más información en: https://ec.europa.eu/