Entrevista
11
May
2022

Entrevista a Manuel Perez Tabernero, End Users Sales Manager – Secure Power Division en Schneider Electric

Los objetivos del 2030 son muy ambiciosos y todavía necesitamos avanzar mucho para poder cumplirlos. En este sentido, desde Schneider Electric estamos ayudando a acelerar esta transición. Creemos que la unión del mundo digital y el eléctrico nos permitirá conseguirlo. No obstante, debemos ser mucho más ambiciosos.

Valora esta entrada

|

¿Está España preparada para cumplir con los retos del horizonte 2030?

Los objetivos del 2030 son muy ambiciosos y todavía necesitamos avanzar mucho para poder cumplirlos. En este sentido, desde Schneider Electric estamos ayudando a acelerar esta transición. Creemos que la unión del mundo digital y el eléctrico nos permitirá conseguirlo. No obstante, debemos ser mucho más ambiciosos.

Una de las principales herramientas que tiene el sector a su alcance son los datos. Éstos permiten que tomemos mejores decisiones, para ser más rápidos, más eficientes, más eficaces y con el objetivo final de crecer y ser mas competitivos. Las empresas del sector deben reflexionar sobre qué decisiones están tomando en base a los datos, es decir, si tienen información suficiente para hacer las elecciones correctas. El negocio y los datos van de la mano para conseguir mayores eficiencias, y es ahí donde está la verdadera transformación.

Esto es algo especialmente importante en aquellos sectores que todavía tienen una propuesta de valor poco digitalizada, pero con un peso importante en el PIB español, como el turismo o el sector agroalimentario, entre otros. Y es un cambio que en España debemos realizar rápidamente, para ponernos a la altura del resto de países europeos. Ahora mismo, el sector TIC tiene la gran oportunidad de aprovechar los fondos europeos para crear nuevas infraestructuras y realizar inversiones que impulsen la profesionalización y la digitalización de las empresas en cuanto a su propuesta de valor.

¿Qué papel juega la tecnología en conseguir centros de datos más eficientes energéticamente hablando?, ¿Cuáles considera que son las tendencias de más relevancia en este ámbito?

Sin duda alguna, juega un papel fundamental ya que en los centros de datos el mayor gasto operativo es claramente la electricidad. Cada vez es necesario más procesamiento de datos en el mundo y el crecimiento a corto y medio plazo será exponencial – en el área de Madrid, por ejemplo, la capacidad instalada aumentará x5 para el año 2025. Será fundamental, por lo tanto, seguir desarrollando sistemas cada vez más eficientes, que reduzcan la huella y la infraestructura necesaria a instalar.

Para ello en Schneider Electric creemos que es clave la digitalización desde el diseño hasta la fase de operación, ya que esto permitirá conocer perfectamente el comportamiento de los centros y actuar sobre ellos mas rápido y de manera segura, por lo tanto el camino hacía la mayor eficiencia será continuo a lo largo de toda la vida del Data Center.

Es por eso que pensamos que el unir las digitalización y electricidad es la clave para seguir mejorando e implementando nuevas tecnologías.

También la infraestructura física tiene su importancia los servidores y su refrigeración está en el centro del desarrollo tecnológico futuro, servidores con menor consumo y mayor capacidad de computación, refrigeración líquida, son tecnologías que de una u otra manera acabaran  llegando.

¿Considera estratégica la necesidad de reducir el consumo energético entre las empresas del sector? ¿Deberían plantearse un Plan con objetivos y tiempos para mejorar la Eficiencia Energética? ¿Cuál debe ser la contribución de la tecnología a este Plan?

Con la previsión de multiplicar x5 el tráfico de datos para el 2025, es necesario incrementar la eficiencia de nuestras infraestructuras para evitar un incremento proporcional del consumo eléctrico en los data centers.

Como decía, el propio consumo del equipamiento IT, la distribución de energía y la refrigeración son las principales fuentes del consumo de un centro de datos y por lo tanto debemos poner foco en estos tres principales ejes para la reducción del consumo energético en el sector, que es una prioridad. De hecho, a nivel mundial, los Data Centers suponen entre el 1 y el 2% del consumo global.

El objetivo es poder disminuir el consumo al mismo tiempo que promovemos la sostenibilidad. Las grandes empresas de Colocación han aumentado mucho su exigencia en este sentido, y es que la reducción del consumo energético no responde únicamente a una necesidad de costes y climática, sino que también es una medida que facilita la expansión del sector.

Schneider Electric es una de las mejores empresas del sector para asesorar sobre cómo poder cumplir con las exigencias en cuanto a sostenibilidad y optimización del consumo de centros de datos, de hecho, hemos gestionado los contratos de compra de energía a nivel global de entidades como Interxion o Equinix en el sector e infinidad de empresas de otros sectores.

¿Considera que se puede mejorar la posición competitiva de las organizaciones con la implantación de Tecnologías de la Información y Comunicaciones? ¿y en lo referente a competitividad energética?

Las IT han pasado a ser un eje clave de las empresas. Nos encontramos en un contexto en el que los datos deben fluir mejor que nunca para poder utilizarlos y darles valor. Y en este sentido, las TIC han pasado de estar centradas solo en el ámbito IT a estar presente en el centro de todos los procesos de fabricación, etc. En definitiva, hemos visto una integración entre IT/OT que facilita la transición digital y la transición energética de las empresas.

En el futuro, la modelización del consumo energético de las empresas, permitirá planificar mejor la compra de energía obteniendo mejores condiciones en un mercado cuyo precio se prevé que esté sujeto a oscilaciones aún más pronunciadas.

Disponemos ya a día de hoy de tecnologías que permiten modelizar el consumo de una planta de producción o edificio en general, prever el precio de la energía para días sucesivos, así como la posible producción de energía de recursos renovables si tenemos acceso a ellos, pudiendo almacenar la energía producida durante las horas de precio más bajo mientras consumimos energía de red o consumir la energía acumulada disminuyendo la energía consumida en tramos más caros, o incluso pudiendo vender la energía a la red si este modelo fuera más beneficioso, todo ello asistido por software y basado en datos.

¿A qué retos se enfrenta el sector tecnológico?

De uno de los principales ya hemos hablado, que es el incremento del volumen de datos que los centros de datos tendrán que procesar. Comentábamos que de aquí a 2025 se prevé que se multiplique por cinco y las empresas que no sepan cómo gestionar esta situación y sacar valor, se van a quedar atrás.

Para resolver estos problemas, las empresas del sector están empezando a realizar una gestión de la energía más estratégica. Modificando su mix de consumo de energía o incorporando tecnología basada en datos para reducir sus costes y tener la visibilidad necesaria para entender mejor su consumo.

Esperamos la adopción de la tecnología 5G y 6G que una vez se disponga de un marco Europeo que regule su implantación, supondrá incrementar hasta 20 veces la velocidad de transmisión de los datos. Esto provocará un efecto catalizador que dinamizará una nueva serie de tecnologías en desarrollo que originarán infinidad de servicios que a día de hoy sólo estamos comenzando a imaginar (coches autónomos, procesamiento en tiempo real de imágenes, tecnologías de realidad virtual y aumentada…) y otras muchas que aún no podemos llegar a imaginar.

Estas tecnologías pasarán a formar parte de nuestra vida cotidiana tanto en la faceta profesional como en la personal, pero para ello será necesario realizar un despliegue muy importante de infraestructura en el Edge, allí donde se genera y consume el dato.

Por otro lado, la velocidad a la que están avanzando las tecnologías hace que los nuevos diseños deban ser flexibles y adaptables, permitiendo la adopción en el futuro de futuras tecnologías más eficientes y/o sostenibles.

Por último, la disponibilidad y resiliencia del data center es primordial, por lo que todas las medidas mencionadas anteriormente habrán de ser contrastadas para verificar que no sólo eviten cualquier impacto negativo en la disponibilidad del data center, sino que en la medida de lo posible, supongan una mejora.

Manuel Perez Tabernero
Schneider Electric
End Users Sales Manager - Secure Power Division