Entrevista
29
Oct
2020

Entrevista a Guiomar Fernández, Energy Industry Lead en Techedge

El sector industrial debe inventar nuevos materiales, nuevos sistemas de producción, introducir nuevas invenciones y enfoques. Pero el sector digital tiene el reto de ser la dinamizadora de la transición energética y conseguir que sea una transición justa y sostenible.

Valora esta entrada

|

El principal foco de interés del sector (Smart Buildings, Smart Cities, Industry 4.0, Smart Data Center…) es la eficiencia energética, ¿qué aporta la tecnología digital en este sentido?

La eficiencia energética está íntimamente relacionada con la sostenibilidad y asociada fundamentalmente a la aplicación de nuevas tecnologías a multitud de elementos que definen nuestros edificios, ciudades o procesos industriales. Se han dado pasos muy importantes con la utilización de LEDs en la iluminación, el desarrollo de electrodomésticos eficientes, nuevos enfoques de movilidad en las ciudades y un largo etc., pero estas tecnologías no desarrollan todo su potencial sin digitalización. La orquestación de todas estas técnicas debe realizarse con sistemas de software y ahí es donde tecnologías digitales como IoT, Blockchain e Inteligencia Artificial entre otras, son elementos imprescindibles para acelerar este camino a la sostenibilidad.

De hecho, estas tecnologías exponenciales, impactan no sólo en la eficiencia energética, sino que permiten desarrollar nuevos modelos de negocio que tienen potencial para transformar y desarrollar nuevos productos. Por ejemplo, pensemos en un data hub doméstico o industrial, que gestiona el consumo de energía en base a los precios por hora, o bien que desconecta ascensores cuando el número de empleados disminuye por la tarde o en plataformas de intercambio de ahorros energéticos que pueden canjearse como certificados CO2 y que pueden gamificar el ahorro e impulsarlo.

Y en concreto, en el sector energético, ¿cómo impacta la tecnología en este sentido?

La digitalización permite integrar distintas tecnologías para conseguir un fin común, generando valor para las empresas. En el sector de la energía, la tecnología permite hacer planteamientos para ser mucho más eficientes en toda la cadena, desde el momento de la generación, véase como ejemplo el caso de uso de tecnología para predicción de viento para mejorar la eficiencia de la generación fotovoltaica, en la distribución, con analítica avanzada e IoT para aumentar la disponibilidad y la productividad de los activos a un coste más reducido, hasta la energía en casa, con los contadores inteligentes y las aplicaciones de cliente para controlar el consumo y adecuar el coste al uso real en cada momento.

¿A qué retos se enfrenta el sector tecnológico digital? ¿Y el sector industrial?

El sector industrial debe inventar nuevos materiales, nuevos sistemas de producción, introducir nuevas invenciones y enfoques. Pero el sector digital tiene el reto de ser la dinamizadora de la transición energética y conseguir que sea una transición justa y sostenible.

Las nuevas tecnologías tienen un impacto digital, y su gestión requiere el uso de tecnologías exponenciales. Las nuevas invenciones tienen una relación muy fuerte con la digitalización y no pueden entenderse sin ella. Por ejemplo, las energías renovables están adquiriendo cada vez más protagonismo y surgen nuevas oportunidades relacionadas con el autoconsumo y la descentralización del sistema. Ante esta situación, la digitalización y el uso de tecnologías exponenciales se convierten en el medio para obtener una ventaja competitiva y conseguir la eficiencia que se requiere, ya que sólo pueden desarrollar todo su potencial mediante predicción, big data e integración con otros sistemas.

¿Cómo se puede lograr un despliegue eficiente de las tecnologías?

En Techedge hemos desarrollado Nimble Ripple Framework precisamente para lograr este objetivo, combinando la estrategia y características del negocio de la empresa, con el profundo conocimiento que tenemos de las tecnologías emergentes  e involucrando a los recursos humanos y estratégicos de la empresa, para así lograr una transformación digital centrada en las personas.

El camino a la digitalización no es una vía única y cada organización tiene una serie de prioridades y elementos a considerar. La misma receta no sirve para todo el mundo, y nosotros adaptamos la visión tecnológica con la estrategia empresarial. La digitalización esta cambiando el mundo de forma acelerada y, para una organización, para avanzar en el camino de la sostenibilidad y la eficiencia, es imprescindible desarrollar un camino de iniciativas y proyectos que permitan asegurar la competitividad y la consecución de objetivos. Nuestro acompañamiento en este viaje es un seguro, ya que nuestras capacidades digitales son claramente líderes en el sector.

 

Guiomar Fernández
Techedge
Energy Industry Lea