Entrevista
24
Oct
2019

Entrevista a Paula del Castillo, Directora de Estrategia, Desarrollo de Negocio, Innovación y Marketing de Engie España

La tecnología ayuda y ayudará en el tratamiento óptimo de toda esta nueva información y de datos hasta ahora desaprovechados.

Valora esta entrada

|

¿Qué papel juega la tecnología en conseguir que edificios/instituciones/ciudades/ industrias/centros de datos más eficientes energéticamente hablando?, ¿Cuáles considera son las tendencias de más relevancia en este ámbito?

La tecnología es un factor imprescindible cuando hablamos de eficiencia energética. No hay  iniciativas de eficiencia energética que impliquen un impacto relevante cuyo planteamiento no incluyan una importante componente tecnológica.

Considero que una de las tendencias más importantes y que más recorrido tienen para el futuro es el uso de la tecnología para pasar de procesos principalmente reactivos, como atender a peticiones de los clientes, hacer mantenimientos correctivos, etc. a procesos proactivos, en los que el uso de la información y el conocimiento nos permita anticipar las necesidades futuras de nuestros clientes, hacer mantenimientos predictivos cada vez más eficientes, etc. y así añadir mucho más valor a los servicios.

La otra gran tendencia viene dada por la cada vez mayor, y necesaria, preocupación por la sostenibilidad. En este sentido, los clientes cada vez van a tener un comportamiento más exigente y van a demandar conocer con detalle, no sólo el alcance y los costes de un servicio, si no también sus características medioambientales (ahorro energético, huella de carbono, procedencia renovable de la energía, etc.)

Quién considera está impulsando más la adopción de estas tecnologías: ¿Gobierno, proveedores de tecnología, empresas usuarias…? ¿Cuáles son las principales barreras?      

Todos ellos, cada uno en su ámbito, están impulsando la adopción de la tecnología disponible al servicio de la eficiencia energética. Precisamente creo que es la convergencia de todos esos esfuerzos la que está haciendo posible el importante salto tecnológico que estamos experimentando.

Desde mi punto de vista, las barreras vienen dadas por la necesidad de adaptar muchos otros procesos que en general se mueven más lentos que lo hace la tecnología, estoy hablando de la legislación aplicable, la demanda de nuevos perfiles y competencias, la propia capacidad de asimilación del mercado, etc.

¿Estamos hoy en un momento clave para la transición energética? ¿Qué papel juegan las compañías energéticas tradicionales en esa transición energética

En efecto estamos en un momento clave para la transición energética, y para que ésta implique una verdadera transformación es imprescindible que las compañías energéticas “tradicionales” jueguen un papel relevante. Sin ellas, la transformación no abarcaría a gran parte de la actividad energética en toda su cadena y del mercado final por lo que difícilmente se podría conseguir el impacto deseado sin su involucración.

El principal foco de interés de los Smart Buildings es la eficiencia energética. ¿Qué aporta la tecnología en este sentido?

En línea con la tendencia a ofrecer ya soluciones proactivas, y poco a poco convencer al cliente de que las soluciones reactivas no ofrecen hoy todo el valor que podemos llegar a prestar, la tecnología en el ámbito de los Smart Buildings, nos aporta grandes beneficios. Por un lado, tener todos los datos que necesitamos en edificios/localizaciones donde hasta hoy no se captaban, en este sentido la disminución de costes de hardware (principalmente de sensores) y la irrupción de nuevas tecnologías de comunicación (como el 5G, LPWAN, etc.), posibilitaran despliegues masivos. Por otro lado, la tecnología ayuda y ayudará en el tratamiento óptimo de toda esta nueva información y de datos hasta ahora desaprovechados. Aquí tecnologías como el BIM, softwares de trabajo en campo (Salesforce Field Services), BMS y GMAO tradicionales, Inteligencia Artificial, Blockchain, etc., se fusionarán para operar los edificios de la forma energéticamente más eficiente y realizar mantenimiento predictivo, entre otros.

¿Cuál ha sido su papel en este ámbito? ¿En su organización hay más implicados en estos temas (CIO, COO, CEO,…)

En mi rol de Directora de Estrategia y Desarrollo he tenido la enorme suerte de estar involucrada de manera muy directa en todo el Proyecto de Transformación de ENGIE en España. Este proyecto ha sido liderado por nuestra CEO Loreto Ordóñez (galardonada como Mejor Directivo Enertic 2018) y pretende sentar las bases del negocio, así como de nuestra manera de trabajar para contribuir a que ENGIE se convierta en uno de los líderes de la transición energética. Sin duda, uno de los catalizadores de esta transformación ha sido la digitalización tanto en su dimensión interna (procesos, herramientas, etc.) como en su dimensión externa (relación con el cliente, herramientas digitales en la implantación de nuestros servicios, etc.)

Dña. Paula del Catillo
ENGIE
Directora de Estrategia, Desarrollo de Negocio, Innovación y Marketing