Entrevista
26
Oct
2020

Entrevista a Susana Carillo Aparicio, 1ª Teniente Alcalde Ayuntamiento de Málaga, Delegada de Innovación y Digitalización

La situación actual nos ha hecho reordenar rápidamente nuestros objetivos, siendo así para todos los sectores. Todos trabajábamos desde hace años en eficiencia energética y sostenibilidad e integrábamos la tecnología según la rentabilidad y los planes a medio y largo plazo.

Valora esta entrada

|

Considera estratégica la necesidad de reducir el consumo energético en el Ayuntamiento. ¿Se han marcado una Plan con objetivos y tiempos para mejorar la Eficiencia Energética?

En el Ayto de Málaga tenemos el foco puesto en la instalación de energías renovables, la movilidad sostenible y la transformación de la trama urbana a favor del peatón, además en el escenario actual las prioridades marcan la importancia de la innovación social y las actuaciones encaminadas a la transparencia y la eficiencia en la gestión municipal.

La administración electrónica desplegada en su totalidad es fundamental para el engranaje total entre ciudadanos, empresas y Ayuntamiento. Entre las medidas concretas llevadas a cabo este último año remarcaría la instalación en la ciudad de nuevas cubiertas fotovoltaicas todas en modelo de autoconsumo (ya son 41 las instalaciones en funcionamiento y tenemos otras 25 en proyecto).

Así cubrimos el máximo de nuestro consumo y cumplimos con el Pacto de Alcaldes. Además, mantenemos la apuesta por el LED y por las instalaciones que mejoren la eficiencia energética en nuestros edificios. La economía verde, la sostenibilidad y la defensa del medioambiente son elementos indiscutibles en el camino a seguir. Así lo refleja Alicia, nuestro Plan del Clima 2050 (www.omau-malaga.com ). Después de dos años de trabajo, se aprobó por unanimidad en el Pleno del pasado mes de julio para convertirse en la hoja de ruta para avanzar en una Málaga sostenible.

¿A qué retos se enfrenta el sector tecnológico en Málaga?

Málaga aloja infraestructuras de primera línea como el Málaga TechPark (antiguamente PTA) y el Polo Nacional de Contenidos Digitales. Contamos con una base sólida innovadora que nos posicionan en un buen lugar para seguir avanzando en esta línea. La innovación es uno de los pilares de la planificación estratégica de la ciudad de Málaga. Impregna las políticas del Ayuntamiento desde el inicio de la pasada década. Y ahora, con la llegada de una nueva crisis, consideramos que se ha demostrado que es imprescindible; tanto la ligada a la ciencia y la tecnología, como la innovación social.

En las incubadoras municipales y en el Polo Nacional de Contenidos Digitales nos preocupamos y ocupamos de los emprendedores. En casi tres años de andadura, el Polo ha prestado apoyo a más de 160 startups. En 2019, los proyectos iniciados en este espacio municipal crecieron en un 18,5 % respecto al año anterior y 101 continúan activos. Ofrecemos también formación y asesoramiento, además de promover iniciativas de captación de capital inversor.

La formación es la clave de la sociedad de los próximos años por ello estamos preparando nuevos planes formativos centrados en la digitalización de los distintos sectores importantes en la economía de la ciudad.

Somos una ciudad inteligente y seguiremos invirtiendo en innovación. Haremos de Málaga una ciudad atractiva para que las empresas innovadoras se instalen aquí. Pretendemos que nos sigan considerando una referencia en Europa para la implantación de proyectos piloto ligados, por ejemplo, a los ODS con los que estamos especialmente comprometidos.  Por todo ello llevamos también un año trabajando en un proyecto de Exposición Internacional Málaga 2027 cuyo objetivo también será la sostenibilidad en las ciudades.

¿Cómo se puede lograr un despliegue eficiente de las tecnologías?

Creo que es fundamental la colaboración público-privada, el trabajo en equipo. En Málaga fuimos pioneros en establecer una relación fluida administración-empresa, articulada en torno al proyecto SmartCity Málaga. El consorcio de 11 empresas nació en 2009 y se convirtió en la mayor iniciativa europea de ciudad ecoeficiente. Málaga ejerció como centro de pruebas de soluciones sostenibles; eficientes en lo energético. El éxito residió en que la iniciativa pública y privada sumamos fuerzas. Endesa lideró el proyecto en la ciudad de Málaga probando por primera vez en España la telegestión, sistemas de almacenamiento en microgrids con generación fotovoltaica y eólica sobre alumbrado público que a su vez tenía sistemas de control punto a punto. Se probaron nuevos centros de transformación MT/BT sensorizados y automatizados de manera más inteligente y autómata, redes de PLC de banda ancha, sistemas de recarga de vehículo eléctrico (el primer V2G se instaló en la ciudad) y sistemas pioneros de gestión activa de la demanda en clientes importantes de la zona del proyecto. En esa línea de colaboración, hoy la ciudad, junto a Endesa, está inmersa en un nuevo proyecto basado en tecnología blockchain. El proyecto CONFIA permitirá a los servicios sociales municipales detectar en tiempo real a los consumidores en situación de vulnerabilidad. Podrán así gestionar ayudas antes de llegar al corte del suministro eléctrico por impago y evitar el problema.

Entre otros proyectos, hemos trabajado  también con Alstom para probar el primer autobús eléctrico con carga por pantógrafo inferior en el proyecto PALOMA o con Telefónica para que el próximo año podamos incorporar la iniciativa Escuela 42. Se trata de un proyecto educativo dirigido a jóvenes, con un innovador método de enseñanza encaminado a dotarles de competencias en programación, una de las habilidades de mayor utilidad en un entorno cambiante.

La colaboración entre la administración y las empresas privadas es la clave para el avance rápido de las ciudades sostenibles del futuro.

¿Cómo le gustaría ver a España, energéticamente hablando, en el año 2030?

Me gusta imaginar una ciudad donde el máximo de energía se genere de manera renovable, en nuestros propios edificios, en nuestras casas, en nuestros parques y calles, evitando de esta manera tanto las emisiones como las pérdidas del transporte. Me gusta imaginar una ciudad donde los ciudadanos tengan toda la información sobre sus consumos, ya sean de energía, de agua o del resto de necesidades diarias, entiendan cómo consumen y tomen decisiones mejorando sus hábitos de consumo y de vida en general para ser más eficientes. Me gusta soñar con una ciudad donde la movilidad sostenible sea la que predomine, donde los ciudadanos van andando, en bicicleta o un en bus o vehículo eléctrico y sean siempre cero emisiones en sus trayectos. Eso nos llevaría a una ciudad mucho más peatonal, más amigable, educada y sostenible, una ciudad de proximidad, donde hagamos más vida en lugares cercanos.

Estoy convencida de que Málaga seguirá siendo un referente en materia de innovación y sostenibilidad. Avanzaremos gracias a un trabajo muy ligado a los ODS. En definitiva, creo que Málaga es una ciudad idónea para vivir, trabajar o invertir a la que están invitados todos los que quieran sumar.

Más información en: http://www.malaga.eu/
Susana Carillo Aparicio
Ayuntamiento de Málaga
1ª Teniente Alcalde Ayuntamiento de Málaga, Delegada de Innovación y Digitalización