Entrevista
16
Oct
2020

Entrevista a Silvia Roldán, Consejera Delegada de Metro de Madrid

Metro de Madrid es ejemplo de innovación y competitividad para el sector ferroviario internacional, lo cual se ha puesto de manifiesto en numerosos estudios y eventos, tanto a nivel nacional como internacional. Esta posición hace del suburbano madrileño que sea el medio de transporte público más utilizado en la Comunidad de Madrid con alrededor del 43% de cuota de mercado.

Valora esta entrada

|

¿A qué retos se enfrenta el sector tecnológico? ¿Y el sector industrial?

La actualidad nos muestra la rápida evolución de las tecnologías en todos los ámbitos y el ferroviario no es distinto. Metro de Madrid ha mantenido siempre en su ADN la apuesta por la investigación, la innovación y el desarrollo y sigue en esta misma línea, pero con un objetivo claro: mejorar la calidad del servicio prestado. No obstante, el sector tecnológico debe conjugar ese fin claro con la búsqueda de la eficiencia y sostenibilidad. Sin estos dos principios, el anterior carecería de sentido.

Por eso, el sector tecnológico debe analizar muy bien los proyectos a desarrollar y diseñarlos para modelar con ellos el futuro que queremos en beneficio de la sociedad. Y por ello, la colaboración del sector público y la industria es básica. Los primeros deben jugar un papel fundamental de promotores y los segundos de diseñadores de soluciones. Pero siempre en un entorno de sostenibilidad económica, medioambiental y tecnológica.

Es importante entender el ciclo de vida de la tecnología en un entorno como el nuestro. Un escenario donde, además, esos cambios o saltos cualitativos, que cada vez se producen es espacios temporales menores, sean paulatinos sin excluir a ningún protagonista. Se deben crear periodos de convivencia entre tecnologías y siempre garantizando servicios de calidad y prestación, sobre todo, en el ámbito de la movilidad.

En este sentido, Metro de Madrid ha creado el programa denominado Estación 4.0, un espacio donde diseñar o probar todos los productos de la industria que pueden después instalarse en las estaciones. Este programa es el marco para la creación de la estación de futuro, analizando antes de probarlo en la red, los productos de mercado que cumplen con los requisitos establecidos por Metro y garantizan la calidad de servicio.

Y es que la tecnología y la industria deben buscar ciudades inteligentes que hablen e interactúen con los ciudadanos, en el idioma que estos elijan, y que sobre todo ofrezcan seguridad en el más amplio sentido de la palabra. A estas ciudades inteligentes, debemos contribuir a construir el metro inteligente.

Considera estratégica la necesidad de reducir el consumo energético entre las empresas del sector industrial. ¿Se han marcado una Plan con objetivos y tiempos para mejorar la Eficiencia Energética?

Por supuesto, creo que la sostenibilidad no se entiende sin un consumo energético contenido y tendente siempre a disminuir, gracias a la aplicación de nuevas tecnologías.

En este sentido, Metro de Madrid realizo su primer Plan de Ahorro Energético, conocido como PAE, en 2012. Se diseño un conjunto de 12 acciones, que buscaba fomentar el ahorro y la eficiencia energética en la explotación de la red, manteniendo la alta calidad del servicio.

Las actuaciones se dividieron en cuatro ámbitos distintos (tracción, iluminación, distribución y confort), pero su principal característica fue que dichas medidas intervenían de forma global sobre todos los elementos del sistema ferroviario, creando sinergias entre el material móvil, las instalaciones, la distribución y regeneración de energía para conseguir mayores beneficios.

Este proyecto se diseñó, lideró y desarrolló con personal propio de Metro de Madrid, fomentado la investigación e innovación con recursos propios, pero generando también la evolución del mercado, al exigir a los grupos de interés los mismos criterios.

Con las doce medidas identificadas inicialmente, el consumo energético en alta tensión descendió en los últimos años, pasando de los 713 GWh en 2012 a tan solo 605 GWh en 2017.

Actualmente se está diseñando un nuevo Plan Energético, en el que participan numerosos departamentos de la empresa. Se encuentra en el proceso de concreción de nuevas medidas para su posterior implementación, pero el objetivo es de seguir consiguiendo la máxima optimización y ahorro en el consumo de energía.

¿Qué acciones desarrolladas recientemente por su organización considera más relevantes en materia de Eficiencia Energética? ¿Qué papel han tenido las TIC? ¿Cuáles considera son las tendencias de más relevancia en este ámbito?

Algunas medidas iniciales del PAE, siguieron evolucionando y han conseguido importantes éxitos. En concreto, dos de ellas: el Gestor Inteligente de Ventilación (GIV) y la implantación de cuatro subestaciones eléctricas con celdas reversibles.

El GIV consistió en el diseño de un sistema robusto para optimizar el funcionamiento de los 914 ventiladores con los que cuenta la red de Metro de Madrid. Este sistema permite adaptar dinámicamente el funcionamiento de cada ventilador según un algoritmo de optimización multidimensional, que es capaz de analizar un amplio abanico de criterios y variables para obtener una solución eficiente económicamente.

Esta tecnología tiene en cuenta tanto datos reales como predicciones meteorológicas, permitiendo ajustar los ventiladores de forma individualizada cada ocho horas para equilibrar térmicamente los túneles ferroviarios en función de la temperatura exterior. Entre los parámetros básicos a tener en cuenta, se encuentran desde el perfil de la infraestructura ferroviaria, características tecnológicas de los ventiladores, las características de los trenes que circulan por la red, el número de viajeros, temperatura interior y exterior del aire o las tarifas eléctricas horarias, restricciones operativas o por ruido, entre otras muchas cuestiones. De esta manera se consigue, mediante técnicas de Machine Learning e Inteligencia Artificial, la mejor solución de equilibrio entre el máximo confort y el menor coste, considerando todas las restricciones dinámicas que influyen en la programación óptima del sistema, así como el estado operativo y las incidencias de los ventiladores en tiempo real.

Y con el fin de potenciar y afinar aún más el sistema, el motor de GIV es capaz de obtener información diaria del coste de la energía de distribuidoras que operan en el país.

La idea para el desarrollo de este sistema surgió como necesidad de automatizar digitalmente el trabajo realizado por la comisión multidepartamental de planificación y programación de ventilación que diseñaba manualmente la estrategia de cada ventilador en los tres periodos de tiempo establecidos: verano, entretiempo e invierno, y que se ejecutaba independientemente de la temperatura real y de otros factores temporales que intervienen en el sistema y que cambian dinámicamente (energía, trenes, demanda, restricciones,..). También era necesario resolver la gestión de la restricción de la ventilación para garantizar los trabajos de las brigadas de vías en horario nocturno.

En los dos primeros años de funcionamiento, se logró una reducción del consumo de 9.623 MWh. Además, el sistema incluye, junto al motor de simulación, un módulo de mantenimiento integrado con el resto de herramientas de teleactuación y telemantenimiento del Centro de Operaciones de Mantenimiento y Monitorización de Instalaciones y Comunicaciones (COMMIT), que permite gestionar fácilmente los equipos de ventilación y mejorar el coste del ciclo de vida de forma proactiva.

En cuanto a las celdas reversibles, son equipos de recuperación de energía, que permiten a aprovechar la energía procedente del frenado de trenes para el funcionamiento de otras instalaciones de la red (ascensores, escaleras mecánicas, torniquetes, etc.). Se prevé, según los primeros análisis, que cada equipo de recuperación consiga un ahorro medio de 650 MWh anuales, el equivalente al consumo energético en 1000 hogares al año.

Como se puede comprobar, Metro de Madrid está en constante evolución en el ámbito energético y de eficiencia.

El papel de las TIC en materia de eficiencia energética es fundamental dado que los procesos de mejora tradicionales habían llegado a un nivel de madurez que ya no permitía avanzar mucho más en este ámbito. En los últimos años se han abierto nuevos campos de mejora apoyados en las TIC y basados en sistemas inteligentes que de nuevo ha abierto la posibilidad de mejorar hasta límite impensables hace diez años. Por ello, es evidente que las tendencias tecnológicas en este ámbito de análisis avanzado son las que hoy en día permiten mejorar en eficiencia energética. Para que esto sea una realidad, se deben analizar millones de datos que provienen de campo, así como el comportamiento de factores externos como los propios clientes o del entorno como por ejemplo datos meteorológicos, de contaminación, de densidad de tráfico, etc.

Por todo, ello las tendencias más relevantes son precisamente las que aportan valor a poder construir sistemas inteligentes y poder dotarlos de una gran cantidad de datos que hagan que realmente produzcan una mejora en la eficiencia. A modo de ejemplo, podríamos mencionar los sistemas basados en aprendizaje automático o modelización predictivos que con ayuda del flujo continuo de datos de los sistemas bigdata ayudan a las empresas a proporcionar inteligencia que mejora en los resultados de negocio y en este caso particular de la mejora en la eficiencia energética.

¿Considera que ha mejorado la posición competitiva de su organización con la implantación de Tecnologías de la Información y Comunicaciones?

Metro de Madrid es ejemplo de innovación y competitividad para el sector ferroviario internacional, lo cual se ha puesto de manifiesto en numerosos estudios y eventos, tanto a nivel nacional como internacional. Esta posición hace del suburbano madrileño que sea el medio de transporte público más utilizado en la Comunidad de Madrid con alrededor del 43% de cuota de mercado. Además, cuenta con una de las mejores redes de transporte público del mundo. Una gran parte de que todo ello sea una realidad radica en la estrategia empresarial por medio de la cual desde hace años se impulsó un modelo basado en la tecnología y en el conocimiento de la misma por parte de la plantilla. La apuesta por la tecnología y las personas ha hecho que Metro sea un ejemplo de eficiencia en la gestión en el ámbito de las administraciones públicas y que se disponga de unas ratios relacionados con la automatización muchos más altos que la mayor parte de las empresas del sector ferroviario metropolitano a nivel mundial.

Por todo ello, cabe destacar que la implantación de sistemas basados en las Tecnologías de la Información y Comunicaciones no solo ha mejorado de forma evidente la posición competitiva, sino que ha sido absolutamente imprescindible para hacer viable la empresa en el entorno de una gestión eficiente de las cuentas públicas con el foco puesto en proporcionar el servicio esencial que se presta a la sociedad.

¿Cómo le gustaría ver a España, energéticamente hablando, en el año 2030?

España, como país miembro de la Unión Europea, está comprometida con los objetivos en materia de transición energética. Es necesario fomentar todas aquellas iniciativas que en materia energética permitan desacoplar el crecimiento de la economía del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Esas medidas se fomentan desde el Plan Nacional de Energía y Clima potenciándose las energías renovables, el diseño del mercado eléctrico y la seguridad del suministro. En línea con los objetivos que se promueven desde Europa España debe aspirar a ser climáticamente neutra en el 2050, apostando por una importante reducción de las emisiones en el 2030, potenciando el consumo de las renovables y profundizando en la eficiencia energética. Un 26% de esos gases de efecto invernadero se generan desde el sector de transportes, por ello desde Metro de Madrid trabajamos por la reducción del consumo, la eficiencia energética y la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. El plan de Ahorro Energético puesto en marcha por la compañía durante estos años ha contribuido notablemente a un mejor aprovechamiento energético, siendo actores desde la empresa pública de esa transición energética.

Como país, la estrategia de bajas emisiones a largo plazo nos debe llevar a ser más competitivos y para ello España es uno de los países que parte de una posición de ventaja, por muchos motivos. Uno de ellos es el potencial con el que cuenta para el aprovechamiento de las energías renovables a partir de recursos como el sol, el viento, el agua. Las empresas públicas y privadas debemos ser protagonistas de esa apuesta por las bajas emisiones y en ese sentido contamos con empresas líderes para impulsar y aportar valor a esa transición energética que nos permita ganar competitividad como país.

Más información en: https://www.metromadrid.es/es